ESTATUTO TRIBUTARIO > LIBRO TERCERO > TÍTULO IX > Responsables del impuesto >
Regresar
Ir a Menú
Anterior           Siguiente
TÍTULO III - Responsables del impuesto
 

ART.437. | [&9383]

Los comerciantes y quienes realicen actos similares a los de ellos y los importadores son sujetos pasivos.

 
Son responsables del impuesto:
 
 
a) En las ventas, los comerciantes, cualquiera que sea la fase de los ciclos de producción y distribución en la que actúen y quienes sin poseer tal carácter, ejecuten habitualmente actos similares a los de aquéllos;
 
 
b) En las ventas de aerodinos, tanto los comerciantes como los vendedores ocasionales de éstos;
 
 
c) Reformado. L. 6ª/92, art. 25. Quienes presten servicios;
 
 
d) Los importadores.
 
 
e) Agregado. L. 223/95, art. 7º.— Los contribuyentes pertenecientes al régimen común del impuesto sobre las ventas, cuando realicen compras o adquieran servicios gravados con personas pertenecientes al régimen simplificado, por el valor del impuesto retenido, sobre dichas transacciones.
 
 
La responsabilidad se extiende también a la venta de bienes corporales muebles, aunque no se enajenen dentro del giro ordinario del negocio, pero respecto de cuya adquisición o importación se hubiere generado derecho al descuento.
 
 
f) Agregado. L. 788/2002, art. 37.— Los contribuyentes pertenecientes al régimen común del impuesto sobre las ventas, por el impuesto causado en la compra o adquisición de los bienes y servicios gravados relacionados en el artículo 468-1, cuando estos sean enajenados o prestados por personas naturales no comerciantes que no se hayan inscrito en el régimen común del impuesto sobre las ventas.
 
 
El impuesto causado en estas operaciones será asumido por el comprador o adquirente del régimen común, y deberá ser declarado y consignado en el mes correspondiente a la fecha del pago o abono en cuenta. El impuesto retenido podrá ser tratado como descontable en la forma prevista por los artículos 485, 485-1, 488 y 490 de este Estatuto. Sobre las operaciones previstas en este literal, cualquiera sea su cuantía, el adquirente emitirá al vendedor el documento equivalente a la factura, en los términos que señale el reglamento.
 
 
INC.— Agregado. L. 488/98, art. 66. Adición al artículo 437 del estatuto tributario, para que se considere responsable del IVA los consorcios y uniones temporales cuando en forma directa sean ellos quienes realicen actividades gravadas.
 
 
PAR. Agregado. L. 223/95, art. 7º.— A las personas que pertenezcan al régimen simplificado, que vendan bienes o presten servicios, les está prohibido adicionar al precio suma alguna por concepto del impuesto sobre las ventas. Si lo hicieren, deberán cumplir íntegramente con las obligaciones predicables de quienes pertenecen al régimen común.

:: CONCORDANCIAS

Ocultar Todas | Ver Todas


COMENTARIO.—  

1. El art. 37 de la L. 788/2002 rige a partir del primer bimestre de 2003.

 
 
2. El art. 37 de la L. 788/2002 consagra que son responsables del impuesto los responsables del régimen común por la adquisición de bienes o servicios gravados con tarifa 7% cuando el enajenante sea una persona natural no comerciante que no se haya inscrito en el régimen común del impuesto sobre las ventas. Este artículo genera no pocas dificultades en su interpretación.
 
 
 
La primera, el art. 468-1 consagra bienes gravados y no servicios gravados con el 7%; la segunda; el responsable tendrá que exigir, en este caso, copia del RUT donde conste que es responsable del régimen común, además que le certifique que no es comerciante?; la tercera, si los bienes que se adquieren son los del 468-2 del Estatuto Tributario en este caso no es responsable? y, la cuarta, si quien vende los bienes del 468-1 del Estatuto Tributario pertenece al régimen simplificado se aplicará el literal e) de dicho artículo y no el literal f) de la misma disposición?. 
 
 
 
En mi opinión, el artículo que se comenta debe interpretarse por su finalidad y no por lo que gramaticalmente estableció; por lo que, la responsabilidad de los del régimen común en este literal será cuando adquieran bienes y servicios establecidos en los artículos 468-1, 468-2 y 468-3.
 
 
 
Si los bienes o servicios de los artículos citados anteriormente se adquieren de responsables del régimen común tenemos que aplicar el literal e) y no f) del artículo 437 del Estatuto Tributario.


[&9384]
D.R. 522/2003.  

ART. 1. Nuevos responsables del impuesto sobre las ventas.— Son nuevos responsables del Impuesto sobre las Ventas (IVA) quienes comercialicen los bienes o presten los servicios sujetos a dicho impuesto por la Ley 788 de 2002, debiendo cumplir las obligaciones propias de esta calidad fiscal, a que hace referencia el artículo 2 de este Decreto.

 
 
También son responsables del IVA los registrados en el régimen común del impuesto cuando adquieran bienes o servicios gravados a que se refiere la Ley 788 de 2002, de personas naturales no comerciantes que no se hayan inscrito en el régimen común del Impuesto sobre las Ventas. En este caso, el valor del impuesto causado en la operación deberá ser asumido por el comprador o adquirente del régimen común aplicando la retención en la fuente prevista en el artículo 437-1 del Estatuto Tributario. El impuesto así retenido deberá ser declarado y consignado en el mes correspondiente a la fecha del pago o abono en cuenta, y podrá ser tratado como impuesto descontable en la declaración bimestral respectiva, en la forma prevista en los artículos 485, 485-1, 488 y 490 del Estatuto Tributario.
 
 
 
PAR.— Derogado tácitamente. L. 863/2003, art. 14.*
 
 
 
NOTA *: El parágrafo derogado consagraba los requisitos para pertenecer al régimen común según el artículo 499 del E.T. reformado por el art. 42 de la L. 788/2002, el cual fue reformado por el art. 14 de la L. 863/2003. (& 10688)


[&9385]
D.R. 522/2003.  

ART. 2. Obligaciones formales de los nuevos responsables.— Los nuevos responsables del Impuesto sobre las Ventas del régimen común y del simplificado, incluyendo a los que realicen operaciones exentas, deben inscribirse en el Registro Nacional de Vendedores y cumplir todas las obligaciones formales que les corresponden, de conformidad con lo previsto en el Estatuto Tributario y en los Decretos que lo reglamenten. (& 8930).


[&9386]
JURISPRUDENCIA - Responsables del Impuesto sobre las ventas.—  

(...) “ De conformidad con los artículo 2 y 437 del Estatuto Tributario los responsables del impuesto sobre las ventas –régimen común- son sujetos pasivos de la obligación tributaria circunscritos a los deberes de hacer y no hacer, lo cual se traduce en una función intermediadora frente al IVA causado en cada transacción que realicen en su condición de vendedores de bienes o servicios. De suerte que en tales hipótesis los responsables deberán facturar el IVA causado legalmente en sus operaciones, así como presentar oportunamente la declaración bimestral aun cuando no hubieren ventas durante el respectivo bimestre, consignando al efecto el saldo a pagar por el respectivo período. Saldo que proviene de la depuración contable y fiscal que el responsable hace de sus operaciones bimestrales en tormo a la causación del IVA, por donde, la naturaleza estatal de este recurso es consustancial a la condición de tributo que tiene el IVA; recurso estatal que temporalmente reposa en manos del responsable del impuesto sobre las ventas, es decir , dentro de los plazos previstos en las normas rectoras para declarar y consignar, sin que para nada importe el que el pago del bien o del servicio vendidos se verifiquen de contado o a crédito.

 
En cualquier caso, en el giro ordinario de sus negocios el responsable del impuesto sobre las ventas -régimen común- debe facturar y cobrar el IV A causado en sus ventas con arreglo a los requisitos y porcentajes previstos en la ley, poniéndose de manifiesto su papel de recaudador auxiliar de este tributo, en tanto se lo debe cobrar al comprador, para luego si declararlo y consignarlo de manera bimestral, previa la depuración contable y fiscal que incluye los impuestos descontables y el IVA que le retuvieron. De allí que el responsable del impuesto sobre las ventas asuma una función de doble vía en la órbita administrativa del tributo, a saber: i) en cuanto vendedor de bienes o servicios gravados: factura, cobra y percibe el IVA generado, con arreglo a los requisitos y porcentajes establecidos en la ley, sin perjuicio de que la venta sea de contado o a crédito; i) en cuanto comprador de bienes o servicios gravados: le paga al vendedor el IVA causado a su cargo, de acuerdo con los requisitos y porcentajes previstos en la ley, sin perjuicio de que la venta sea de contado o a crédito. y claro, a su turno tendrá la opción de facturar, cobrar y percibir el IVA que generen sus ventas de bienes o servicios, con arreglo a los requisitos y porcentajes establecidos en la ley; y así sucesivamente en una cadena de compra-ventas que sólo encuentra solución de continuidad en el consumidor final”. (Corte Constitucional, C-009, enero 23/2003, M.P. Jaime Araújo Rentería)

C-009


[&9387]
OPINIÓN DE LA DIAN - La transferencia de dominio de un aerodino, sea a título gratuito u oneroso, está gravada con IVA.— 

“(…) Salvo taxativas excepciones previstas en el Estatuto Tributario, tratándose de aerodinos, sean estos nuevos o usados, independiente de que tengan la condición de activos fijos o movibles, e independientemente de que el tridente pertenezca al régimen común o al simplificado o no pertenezca a ningún de ellos, la transferencia de la titularidad del derecho de dominio de este clase de bienes (aerodinos) causa impuesto sobre las ventas.

 
(…)
 
Y establecido como está en el literal e) del artículo 421 del Estatuto Tributarlo que para efectos de la causación del IVA se consideran venta todos los actos que impliquen la transferencia del dominio a título gratuito u oneroso de bienes corporales muebles, independientemente de la designación que se dé a los contratos o negociaciones que originen ese transferencia y de los condiciones pactadas por las partes, sea que se realicen a nombre propio, por cuente de terceros a nombre propio, o por cuenta y a nombre de terceros, es forzoso concluir que la transferencia del dominio de una aeronave a instancia de un remate judicial causa el Impuesto Sobre las Ventas.
 
Como se observa, respecto de esta clase de bienes existe regulación especial, que como tal, prevalece sobre la general, razón por la cual es pertinente hacer énfasis en el sentido de que, dada la normativa del literal b) del artículo 437 citado, son responsables del impuesto tanto los comerciantes como los vendedores ocasionales de aerodinos, por lo que resulta irrelevante que el tradente pertenezca o no a alguno de los regímenes del IVA.
 
(…).
 

Por tanto, en las ventas de aerodinos que tengan el carácter de activos fijos, el pago del impuesto sobre las ventas deberá acreditarse en todo caso ante la Unidad Administrativa Especial Aeronáutica Civil, en el momento del registro de la operación. (…).” (DIAN, Conc. 089881, nov. 03/2009) (&8841 y 9383)

Ver texto completo


[&9394]
D.R. 570/1984.  

ART. 22.— En el caso de los negocios que operan en locales cuyo uso se ha concedido a través de contratos semejantes al de arrendamiento o con permiso para la utilización de espacio, tales como los denominados “contratos de concesión”, el responsable será quien aparezca en la factura o documento equivalente como emisor del mismo.


[&9395]
D.R. 380/1996.  

ART. 16. Responsable del régimen simplificado que debe pasar al régimen común. A partir de la fecha en que el responsable del régimen simplificado incurra en la situación prevista en el literal a) del artículo anterior, está obligado a cumplir los deberes propios de los responsables del régimen común, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 508-1 del estatuto tributario. (& 10831)


[&9396]
D.R. 380/1996.  

ART. 28. Empresas unipersonales responsables del impuesto sobre las ventas. Las empresas unipersonales legalmente establecidas de conformidad con lo dispuesto en los artículos 71 y siguientes de la Ley 222 de 1995*, son responsables del impuesto sobre las ventas que se cause en sus operaciones.

 
 
NOTA: La Ley 222 de 1995, modificó parcialmente el Código de Comercio.


[&9397]
JURISPRUDENCIA - La venta de salvamentos está gravada con el IVA.—  

“Existen suficientes razones de tipo legal derivadas de la interpretación armónica de las normas financieras y del estatuto tributario, para concluir que la actora, en su calidad de entidad aseguradora de carácter cooperativo, es responsable por el IVA por las ventas de salvamentos, pues tal y como a continuación se precisará, además de que la venta de tales bienes no se haya expresamente excluida del impuesto, el artículo 437 del estatuto tributario no da cabida a la interpretación que expone la actora para justificar la pretendida exclusión.

 
 
Pues bien, a términos del artículo 38 del estatuto orgánico del sistema financiero, son entidades aseguradoras las empresas que se organicen y funcionen como compañías o cooperativas de seguros y su objeto social es la realización de operaciones de seguro, bajos las modalidades y los ramos facultados expresamente, aparte de aquellas previstas en la ley con carácter especial.
 
 
 
Así mismo, el artículo 53, ibídem prevé las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria se constituirán bajo la forma de sociedades anónimas mercantiles o de asociaciones cooperativas, salvo los intermediarios de seguros, tal como lo prescribe el artículo 54 del estatuto orgánico.
 
 
 
Ahora bien, dado que las entidades de seguros se dedican a la actividad aseguradora (E.O., art. 38, num. 2º), no comparte la Sala la afirmación de la actora en el sentido de que las ventas de salvamentos son actos accesorios al contrato de seguro, pues por el contrario, tales ventas tienen relación directa e inmediata con los contratos de seguros celebrados con las aseguradoras, y solo tienen su justificación si tales contratos existen.
 
 
 
En efecto, la venta de bienes de salvamento obedece a, la existencia de un contrato de seguros en el cual ha ocurrido el siniestro, es decir, se ha realizado el riesgo asegurado (C. Co., art. 1072), por lo cual se ha cumplido la condición a la cual se encuentra sujeta el asegurador para pagar la prestación asegurada, (art. 1045 ibid.). Tal como lo sostiene el apoderado de la actora, en el caso de pérdida intermedia, la aseguradora se subroga en los derechos del asegurado sobre el bien siniestrado y procede después a su enajenación como propietario que finalmente resulta del mismo.
 
 
 
El hecho de que eventual o periódicamente se presente la venta de salvamentos no significa que tales ventas sean accesorias o no, pues lo accesorio en este caso serían los actos de las aseguradoras no relacionados directamente con su actividad principal de celebrar contratos de seguros. Piénsese, por ejemplo, en el evento en el cual la compañía aseguradora esté interesada en obtener cierta liquidez en determinado momento para lo cual vende el carro asignado a una determinada dependencia, venta ésta que indudablemente no tiene relación directa con los contratos de seguros que celebra.
 
 
 
Reitera la Sala que la venta de salvamentos no es acto accesorio a la actividad de celebrar contratos de seguros, sino la consecuencia directa de tales contratos, por lo cual se entienden como actos directamente relacionados con la misma. Dicho de otra manera, no existe venta de salvamentos de manera independiente del contrato de seguro, sino como posible resultado del mismo.
 
 
 
De otra parte, a las entidades aseguradoras de carácter cooperativo que venden salvamentos, es aplicable cabalmente el literal a) del artículo 437 del estatuto tributario, pues dicha norma prevé que son responsables del IVA, en las ventas, además de los comerciantes, “quienes sin poseer tal carácter, ejecuten habitualmente actos similares a los de aquéllos”, por cuanto es evidente que las aseguradoras de naturaleza cooperativa celebran habitualmente contratos de seguro y por lo mismo, las ventas de salvamentos que ésta realiza se efectúan en desarrollo de su actividad aseguradora, toda vez que, como ya se vio, los salvamentos no surgen de manera independiente del contrato de seguro.
 
 
 
De otra parte, según el artículo 420 del estatuto tributario, son hechos prescribe que “La responsabilidad se extiende también a la venta de bienes corporales muebles aunque no se enajenen dentro del giro ordinario del negocio, pero respecto de cuya adquisición o importación se hubiere generado derecho al descuento”, tal y como pasa a explicarse.
 
 
 
En efecto, la disposición en comento debe interpretarse en concordancia con los artículos 420 y 421 del mismo estatuto, esto es, que configurado el hecho generador del impuesto por la transferencia de dominio de bienes corporales muebles, no excluidos del gravamen, surge para el responsable la obligación de liquidar, cobrar y declarar el impuesto a las ventas que se origine por tales enajenaciones.
 
 
 
Ahora bien, no se considera que la enajenación de los bienes recibidos por las compañías aseguradoras, bajo el concepto de “salvamentos” constituya una actividad al margen de las operaciones de seguros, puesto que, además de las precisiones arriba efectuadas, si la finalidad del contrato de seguros es el cubrimiento del riesgo asegurado, se entiende que todos los gastos y transacciones que deban realizarse en desarrollo de tales contratos corresponden al normal funcionamiento de la empresa, es decir, al desarrollo de su actividad ordinaria.
 
 
 
Así las cosas, se reitera, lo relevante no es la regularidad de ocurrencia de los siniestros, ni de la realización de las operaciones que se derivan directamente del cubrimiento a la prestación pactada mediante los contratos de seguros, sino la relación causal que existe entre el acto de enajenación de los bienes recibidos bajo generadores del impuesto sobre las ventas, entre otros, “las ventas de bienes corporales muebles que no hayan sido excluidas expresamente”. (Consejo de Estado, Sección Cuarta, C.P. Delio Gómez Leyva, sentencia de abril 23/99, Exp. 9212)

Exp. 9212


Anterior           Siguiente
CONTÁCTENOSAVISO LEGAL
(+ 57 1 ) 3170403 ext. 118
Calle 75 No. 8 –29 Bogotá D.C. – Colombia
Todos los Derechos Reservados 2009
© TALLER JURÍDICO S.A.S.