ESTATUTO TRIBUTARIO > > T Í T U L O IV > Responsables del impuesto > Agregado. L. 223/95, art. 9º. Agentes de retención en el impuesto sobre las ventas.—
Regresar
Ir a Menú
Anterior           Siguiente
 

ART.437-2. | Agregado. L. 223/95, art. 9º. Agentes de retención en el impuesto sobre las ventas.— [&9422]

Actuarán como agentes retenedores del impuesto sobre las ventas en la adquisición de bienes y servicios gravados:

 
 

1. Las siguientes entidades estatales:
 
 
 

La Nación, los departamentos, el Distrito Capital, y los distritos especiales, las áreas metropolitanas, las asociaciones de municipios y los municipios; los establecimientos públicos, las empresas industriales y comerciales del Estado, las sociedades de economía mixta en las que el Estado tenga participación superior al cincuenta por ciento (50%), así como las entidades descentralizadas indirectas y directas y las demás personas jurídicas en las que exista dicha participación pública mayoritaria cualquiera sea la denominación que ellas adopten, en todos los órdenes y niveles y en general los organismos o dependencias del Estado a los que la ley otorgue capacidad para celebrar contratos.
 
 
 

2. Reformado. L. 488/98, art. 49.— Quienes se encuentren catalogados como grandes contribuyentes por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, sean o no responsables del IVA, y los que mediante resolución de la DIAN se designen como agentes de retención en el impuesto sobre las ventas.
 
 
 

3. Quienes contraten con personas o entidades sin residencia o domicilio en el país la prestación de servicios gravados en el territorio nacional, con relación a los mismos.
 
 
 

4. Los responsables del régimen común, cuando adquieran bienes corporales muebles o servicios gravados, de personas que pertenezcan al régimen simplificado.
 
 
 

5. Agregado. L.633/2000, art. 25.— Las entidades emisoras de tarjetas crédito y débito y sus asociaciones, en el momento del correspondiente pago o abono en cuenta a las personas o establecimientos afiliados. El valor del impuesto no hará parte de la base para determinar las comisiones percibidas por la utilización de las tarjetas débito y crédito.
 
 
 

Cuando los pagos o abonos en cuenta en favor de las personas o establecimientos afiliados a los sistemas de tarjetas de crédito o débito, se realicen por intermedio de las entidades adquirentes o pagadoras, la retención en la fuente deberá ser practicada por dichas entidades.
 
 
 

6. Agregado. L. 788/2002, art. 93.— La Unidad Administrativa de Aeronáutica Civil, por el 100% del impuesto sobre las ventas que se cause en la venta de aerodinos.
 
 
 

7. Agregado. L. 1430/2010, art. 13.— Los responsables del Régimen Común proveedores de Sociedades de Comercialización Internacional cuando adquieran bienes corporales muebles o servicios gravados de personas que pertenezcan al Régimen Común, distintos de los agentes de retención mencionados en los numerales 1º y 2º o cuando el pago se realice a través de sistemas de tarjeta débito o crédito, o a través de entidades financieras en los términos del artículo 376-1 de este Estatuto.

 

 

PAR. 1º.— Reformado. L.633/2000, art. 25. La venta de bienes o prestación de servicios que se realicen entre agentes de retención del impuesto sobre las ventas de que tratan los numerales 1, 2 y 5 de este artículo no se regirá por lo previsto en este artículo.
 
 
 

PAR. 2º.— La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales podrá mediante resolución retirar la calidad de agente de retención del impuesto sobre las ventas a los Grandes Contribuyentes que se encuentren en concordato, liquidación obligatoria, toma de posesión o en negociación de acuerdo de reestructuración, sin afectar por ello su calidad de gran contribuyente. (&7153)


:: CONCORDANCIAS

Ocultar Todas | Ver Todas


COMENTARIOS.—  

1. Agrega como agentes retenedores a las entidades emisoras de tarjetas crédito y débito y sus asociaciones y a las entidades adquirentes o pagadoras, si éstas realizan el pago a favor de las personas o establecimientos afiliados.

 
2. No habrá retención entre entidades estatales y entidades emisoras de tarjetas crédito o débito y entidades adquirentes o pagadoras, si éstas realizan el pago a favor de las personas o establecimientos afiliados.
 
 
3. Finalmente otorga una facultad al Gobierno de excluir como agentes retenedores del IVA a los Grandes Contribuyentes que se encuentren en concordato, liquidación obligatoria, toma de posesión o en negociación de acuerdo de reestructuración, sin que por esta razón pierdan su calidad de Grandes Contribuyentes para los demás efectos.     
 
 
4. El artículo 93 de la L. 788/2002 adiciona a la Unidad Administrativa de Aeronáutica Civil como agente retenedor del Impuesto sobre las Ventas que se cause en la venta de aerodinos. Con base en esta disposición debe entenderse modificado el primer inciso del artículo 420-1 del Estatuto Tributario, la Aeronáutica de controlador pasa a recaudar el Impuesto a título de agente retenedor.
 
 
5. El art. 13 de la L. 1430/2010 establece una excepción a la regla general que afirma que entre responsables del régimen común no se aplica retención de IVA, salvo cuando el que paga tiene alguna de las condiciones expresamente señaladas en este artículo.


[&9423]
D.R. 493/2011 

ART. 1. Retención en la fuente en el impuesto sobre las ventas.— A partir de la vigencia del presente decreto, la tarifa de retención en la fuente a titulo de impuesto sobre las ventas aplicable a todos los pagos o abonos en cuenta, que se realicen por parte de los Responsables del Régimen Común a que alude el numeral 7 del artículo 437-2 del Estatuto Tributario en la adquisición de bienes y servicios gravados, será del setenta y cinco (75%) del valor del impuesto.

 

INC. Agregado D.R. 1919/11, art. 1º.—  Los Grandes Contribuyentes que sean proveedores de Sociedades de Comercialización Internacional, cuando realicen pagos o abonos en cuenta por adquisición de bienes o servicios gravados de responsables del régimen común deben efectuar retención del cincuenta por ciento (50%) del valor del impuesto sobre las ventas, acorde con lo dispuesto en el  artículo 1 del Decreto 2502 de 2005.


[&9424]
OPINIÓN DE LA DIAN - Requisitos para que el vendedor de sociedades de Comercialización Internacional sea agente retenedor.— 

“El numeral 7 del artículo 437-2 del Estatuto Tributario dispone: “(…)”.
 
De esta manera, es retenedor el proveedor de sociedades de comercialización, cuando se reúnan los siguientes requisitos:
 
- Que actúe en calidad de proveedor de sociedades de comercialización internacional.
- Que el proveedor de SCI como quien le vende a éste, sean responsables del régimen común.
- Que el proveedor adquiera bienes corporales muebles o servicios gravados.
 
Es así como la disposición legal referida no establece la venta habitual a una sociedad de comercialización internacional como requisito para ser considerado el vendedor-proveedor responsable del régimen común como agente de retención, por lo que, basta con la venta esporádica de bienes gravados a una SCI, para que el vendedor adquiera la obligación de actualizar el RUT, con el fin de inscribir su responsabilidad como agente retenedor del IVAS (sic) y por ende efectuarla al momento del pago o abono en cuenta al adquirir bienes o servicios gravados de otro responsable del régimen común, así con posterioridad los venda a la SCI sin impuesto por tratarse de una operación exenta sobre la cual se extiende el certificado al proveedor, CP.” (DIAN, Conc. 26812*, abril 13/2011)
 
NOTA *: Este concepto fue reiterado en por la DIAN a través del Oficio 86818 de noviembre 4 de 2011, promulgado en el Diario Oficial No. 48.278 de 9 de diciembre de 2011. El texto completo de este último oficio puede consultarse haciendo clic aquí.

Ver texto completo


[&9426]
D.R. 522/2003.  

ART. 18. Agentes retenedores del impuesto sobre las ventas del maíz y el arroz de uso industrial.— Actuarán como agentes retenedores del impuesto sobre las ventas los productores industriales que importen o adquieran el arroz o el maíz para transformarlos en productos diferentes al grano para consumo, de conformidad con la autorización que expida el Director General de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN. (& 8930).


[&9427]
D.R. 1794/2013. 

ART. 7°. Tarifas únicas de retención del Impuesto sobre las ventas. La tarifa general de retención del Impuesto sobre las Ventas es del 15% del valor del impuesto. En la prestación de los servicios gravados a que se refiere el numeral 3º del artículo 437-2 del Estatuto Tributario, en la venta de los bienes de que trata el artículo 437-4 y en la venta de tabaco a que se refiere el artículo 437-5 del mismo Estatuto, la tarifa aplicable será del 100% del valor del impuesto.


[&9431]
JURISPRUDENCIA - El designar a las entidades emisoras de tarjetas crédito y débito y sus asociaciones como agentes de retención en el impuesto sobre las ventas, no vulnera los principios de la Carta Política.—  

 (...) “Al respecto, la Constitución Política consagra el principio y deber de la solidaridad, como elemento vinculante para todos los asociados. Este postulado señala que las personas y ciudadanos, en los términos del artículo 95 de la Carta, están sujetos a una serie de obligaciones y deberes, entre los cuales sobresale, para este propósito, el consagrado en el numeral 9º que indica que las personas deben "contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado dentro del concepto y justicia social". En este sentido la expresión "contribuir al financiamiento" incluye, además del pago oportuno de las cargas tributarias, la participación en las actividades tendientes a facilitar, acelerar y asegurar el recaudo oportuno de los impuestos.

 
Así, la designación como agentes de retención no obedece a su naturaleza jurídica sino a su real y efectiva presencia en el mercado. Cuando la transacción es hecha utilizando como medio de pago las tarjetas crédito o débito, las entidades emisoras actúan en condiciones privilegiadas en relación con la oportunidad y la inmediatez del recaudo del impuesto a las ventas, factor por el cual es razonable y proporcionado que el legislador los haya designado como agentes de retención, por cuanto su actividad fortalece el cumplimiento de los principios consagrados en el artículo 363 de la Constitución Política, en especial la eficiencia y la equidad tributarias. Es tan evidente la participación de las entidades emisoras de las tarjetas crédito y débito y sus asociaciones en los procesos de intercambio económico, que la no utilización de las tarjetas crédito o débito por sus poseedores significaría, por sustracción de materia, la eliminación de la relación triangular, dinámica, constante y de interdependencia que se configura entre la entidad emisora, el establecimiento de comercio y el demandante de bienes o servicios.
 
 
Además, la distinción contable que se efectúe entre recursos públicos y recursos privados, aunque provengan de una transacción comercial, se traduce jurídicamente en asunto de interés general, precisamente por estar involucrados recursos que pertenecen al Estado.
(...)
 
 
Son razones de interés general las que justifican la medida, en cuyo cumplimiento las entidades emisoras de tarjetas crédito y débito y sus asociaciones han sido involucradas en el proceso, apoyadas en el principio y deber de la solidaridad, en el postulado del interés general, en el deber de contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado, en la función de recaudo y administración de las rentas y caudales públicos, y en los principios de eficiencia, equidad y progresividad del sistema tributario, consagrados ellos en los artículos 1º, 95 numeral 9, 189 numeral 20 y 363 de la Constitución Política”.(Corte Constitucional, Sala Plena, Sentencia, C-1144, octubre 31/2001, M.P. Jaime Córdoba Triviño)

C-1144


[&9432]
D.R. 380/1996*.  

ART. 3º. Agentes de retención en el impuesto sobre las ventas. Son agentes de retención del impuesto sobre las ventas las siguientes entidades y personas:

 
1. Entidades estatales:
 
 
La Nación, los departamentos, el distrito capital, y los distritos especiales, las áreas metropolitanas, las asociaciones de municipios y los municipios; los establecimientos públicos, las empresas industriales y comerciales del Estado, las sociedades de economía mixta en las que el Estado tenga participación superior al cincuenta por ciento (50%), así como las entidades descentralizadas indirectas y directas y las demás personas jurídicas en las que exista dicha participación pública mayoritaria cualquiera que sea la denominación que ellas adopten, en todos los órdenes y niveles y en general los organismos o dependencias del Estado a los que la ley otorgue capacidad para celebrar contratos.
 
 
2. (...)**, que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales haya catalogado o catalogue como grandes contribuyentes. Así mismo, las demás personas (...)** del impuesto a las ventas, que mediante resolución de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales sean designadas como agentes de retención de este impuesto, a partir de la publicación de sus nombres en un diario de amplia circulación nacional.
 
 
3. Las personas y entidades, responsables o no del impuesto sobre las ventas, cuando contraten con personas o entidades sin residencia o domicilio en el país, la prestación de servicios gravados en el territorio nacional, con relación a los mismos.
 
 
4. Los responsables del régimen común, cuando adquieran bienes o servicios gravados de personas naturales que pertenezcan al régimen simplificado.
 
 
PAR.— Las operaciones que se realicen entre los agentes de retención señalados en los numerales 1º y 2º de este artículo, no estarán sujetas a la retención en la fuente a título del impuesto sobre las ventas. En consecuencia, el impuesto se causará de acuerdo con las disposiciones generales.
 
 
NOTAS *: Este artículo debe considerarse adicionado con los artículos 25 de la Ley 633/2000 y 16 del D. R. 406/2001. (& 9422 y 9433).
 
 
**: Entre paréntesis se encontraban las expresiones “Los responsables del impuesto sobre las ventas” y “responsables”, respectivamente, las cuales se consideran derogadas tácitamente por el art. 49 de la L. 488/98.


[&9433]
D.R.406/2001. 

ART. 16. Retención del impuesto sobre las ventas en operaciones con tarjetas de crédito o débito. Para efectos de la retención en la fuente del impuesto sobre las ventas por parte de las entidades emisoras de las tarjetas de crédito y/o débito y sus asociaciones, o de las entidades adquirentes o pagadoras, el afiliado deberá discriminar en el soporte de la operación el valor correspondiente al impuesto sobre las ventas de la respectiva operación.

 
Las entidades emisoras de las tarjetas crédito o débito, sus asociaciones, entidades adquirentes o pagadoras efectuarán en todos los casos retención del impuesto sobre las ventas generado en la venta de bienes o prestación de servicios, (...)* 
 
 
INC. 3º.— Derogado. D. R. 1626/2001, art. 4º **. Para la aplicación de lo dispuesto en el presente artículo, las entidades agentes de retención de que trata el numeral 5º del artículo 437-2 deberán efectuar los ajustes necesarios a los sistemas operativos, y comenzar a practicar la retención en la fuente a que se refiere el presente artículo, a partir del 1º de abril de 2001. (& 8230 y 9422). 
 
 
NOTA *: Entre paréntesis se encontraba la frase “incluidas las operaciones en las cuales el responsable sea un Gran Contribuyente”, la cual fue declarada nula por el Consejo de Estado, Sección Cuarta, C.P. Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié, Sentencia de septiembre 12/2002, expediente 12292. La exacta interpretación a la nulidad está en la sentencia de la misma corporación de octubre 10/2002, expediente 12431.  
 
 
**: El inciso 3º. del art. 16 del D. R. 406/2001, consagraba que el monto de la retención era del treinta y cinco por ciento (35%) sobre el valor del IVA generado en la operación.


[&9434]
JURISPRUDENCIA - En todos los casos deben efectuar la retención del impuesto sobre las ventas, generado en las ventas de bienes o prestación de servicios, sin incluir a los grandes contribuyentes.—  

 (...)“Con la expedición de la Ley 223 de 1995 se adicionó el Estatuto Tributario, con el artículo 437-2, en el sentido de señalar quienes actuarían como agentes retenedores del impuesto sobre las ventas en la adquisición de bienes y servicios gravados,(...).

 
Una lectura cuidadosa de la norma transcrita permite inferir que ella está dirigida a definir las personas o entidades a quienes se impone la obligación de actuar como agentes retenedores del impuesto sobre las ventas generado en la adquisición de bienes y prestación de servicios gravados; (...).
 
 
En relación con las entidades estatales, los grandes contribuyentes y las entidades emisoras de tarjetas de crédito y débito, la misma norma (par. 1°) establece una excepción a ducha obligación, al señalar que, cuando la venta de bienes o prestación de servicios se realice entre los citados agentes retenedores, no regirá lo previsto en dicho artículo. Es decir que en tales operaciones ninguna de las partes intervinientes está autorizada para actuar como agente retenedor del IVA que sobre ellas se genere.
 
 
Siendo ello así, cuando una entidad emisora de tarjetas de crédito y débito realiza operaciones de venta de bienes o prestación de servicios con un gran contribuyente, no actúa como agente retenedor, por expresa prohibición legal, independientemente de que dicha operación se realice a través del sistema de tarjetas de crédito o débito.
 
 
Cosa distinta ocurre cuando la entidad emisora en desarrollo de su actividad financiera, y en cumplimiento de un “contrato de tarjeta de crédito-débito”, realiza los pagos o abonos en cuenta por el sistema de tarjetas de crédito o débito, a las personas o establecimientos comerciales afiliados, en cuyo caso, según la misma norma (num. 5), si está obligada a efectuar la retención en la fuente del IVA generado en la venta de bienes y prestación de servicios, “en el momento del pago o abono en cuenta”, sin que la ley distinga en este caso la calidad del afiliado. Es decir que si el afiliado a quien se realiza el pago por dicho sistema, tiene la calidad de gran contribuyente, tal circunstancia no exonera a la entidad emisora de la obligación que tiene de actuar como agente retenedor, efectuando la retención del IVA que corresponda a dichas operaciones.
 
 
Lo anterior, porque una es la relación que surge entre la entidad emisora de las tarjetas crédito-débito y el comerciante afiliado, en virtud de un contrato de crédito a cargo de la entidad emisora, y otra la relación que existe entre la entidad emisora y el gran contribuyente, cuando adquieren bienes o servicios, con fundamento en una relación contractual autónoma e independiente de aquella que surge entre entidad emisora y establecimiento afiliado. Así, en la primera no se da ninguna operación de venta de bienes o prestación de servicios, y en consecuencia si procede en todos los casos la retención del IVA, en el momento del pago o abono en cuenta al afiliado (num. 5), sin perjuicio de que éste tenga o no la calidad de gran contribuyente; y por el contrario en la segunda, que es a la que se refiere el parágrafo 1° de la norma, no procede la retención del IVA generado en las operaciones de venta o prestación de servicios, precisamente por tratarse de una relación contractual independiente de aquella que existe entre el ente emisor y el afiliado.
 
 
En este contexto, la expresión “en todos los casos”, a que se refiere el reglamento acusado, no implica una modificación a la norma superior, puesto que se entiende referida a la obligación que tienen las entidades emisoras de tarjetas de crédito o débito de aplicar la retención en la fuente “en el momento del pago o abono en cuenta a las personas o establecimientos afiliados”, tal como está previsto en el numeral 5° del artículo 437-2, ya que se trata de operaciones en las que como ya se dijo, el afiliado puede corresponder a un gran contribuyente, sin que la ley en este aspecto haya pretendido exclusión alguna.
 
 
Lo anterior, porque la ley distingue entre las operaciones de venta y prestación de servicios que realicen las entidades emisoras de tarjetas de crédito o débito con grandes contribuyentes, y aquellas en las que las entidades emisoras actúan como simples recaudadores del impuesto generado, al margen de la operación de venta o prestación de servicios, que origina el tributo. Esto es, las realizadas entre los tarjeta habientes y el establecimiento afiliado, en las cuales, se reitera, si procede en todos los casos la retención de IVA generado en dichas operaciones, sin consideración a la calidad del afiliado, sea éste o no un gran contribuyente.(Consejo de Estado, Sección Cuarta, C.P. Germán Ayala Mantilla, Sentencia de octubre 10/02. Exp. 12431).

Exp. 12431


[&9435]
D.R. 556/2001.  

ART. 2º. Plazo para comenzar a practicar la retención en la fuente del impuesto sobre las ventas en operaciones con tarjetas crédito o débito. Para la aplicación de la retención del impuesto sobre las ventas prevista en el artículo 16 del Decreto 406 de 2001, los agentes de retención de que trata el numeral 5 del artículo 437-2 del Estatuto Tributario, deberán efectuar los ajustes necesarios a los sistemas operativos, y comenzar a practicar la retención en la fuente, a partir del 1º de mayo de 2001.


[&9436]
D.R. 1626/2001. 

ART. 1°. Tarifa de retención en la fuente del impuesto sobre las ventas en operaciones con tarjetas de crédito y/o débito. La tarifa de retención en la fuente del impuesto sobre las ventas causado en las operaciones canceladas con tarjetas de crédito y/o débito, será del diez por ciento (10%) aplicable sobre el valor del IVA generado en le respectiva operación. (& 9407).


[&9437]
D.R. 380/1996.  

ART. 1º. Retención en la fuente a título del Impuesto sobre las ventas. La retención en la fuente en el impuesto sobre las ventas, es del (...)* del valor del impuesto correspondiente a la respectiva transacción, salvo cuando se trate de servicios gravados prestados por personas o entidades sin residencia o domicilio en el país, en cuyo caso la retención será del ciento por ciento (100%) del valor del impuesto que se genere.
 
 
 
NOTA *: Entre paréntesis se encontraba el 50%, porcentaje modificado por el art. 24 de la L.633/2000. (& 9407).


[&9438]
D.R. 380/1996.  

ART. 2º. Causación de la retención en la fuente por IVA. La retención en la fuente del impuesto sobre las ventas en la adquisición de bienes y servicios gravados, deberá efectuarse en el momento en que se realice el pago o abono en cuenta, lo que ocurra primero.


[&9446]
JURISPRUDENCIA - La retención del Impuesto sobre las Ventas.—  

"La figura de la retención en la fuente surgió precisamente del afán de diseñar fórmulas más eficientes de recaudo de los impuestos. En Colombia se introdujo este mecanismo a través de la ley 38 de 1969, que se aplicó inicialmente a los pagos por concepto de salarios y dividendos, y se ha ido extendiendo paulatinamente a otros gravámenes. Varias son las ventajas que se le abonan a ese tipo de recaudación de los impuestos. Entre ellas están: el cobro del impuesto en el momento de la obtención del ingreso le asegura al Estado que sus rentas no se ven menguadas por causa de la inflación; facilita el control de la evasión y la elusión fiscales; posibilita un recaudo más ágil y menos dispendioso tanto para la Administración como para los contribuyentes; favorece la disposición del contribuyente al pago del impuesto, dado que el dinero retenido no pasa por sus manos; y le permite al Estado contar con ingresos permanentes.

 
En la sentencia C-445 de 1995 (M.P. Alejandro Martínez Caballero) se pronunció esta Corte acerca de la importancia del mecanismo de la retención en la fuente para asegurar la eficiencia del sistema tributario que exige el artículo 363 de la Constitución:
 
 
“9º. Es a la luz de este principio de eficiencia tributaria que se debe analizar la constitucionalidad de los mecanismos de extinción anticipada de la obligación tributaria.
 
 
“Así, la retención es un sistema tributario que permite un recaudo poco costoso, pues los agentes retenedores perciben grandes cantidades de dinero con poco esfuerzo administrativo para el Estado y para los propios particulares. Es además un mecanismo relativamente cómodo para el propio contribuyente pues el impuesto le es descontado en el momento mismo en que recibe su ingreso. Igualmente, estas retenciones permiten que el Estado perciba un flujo relativamente constante de ingresos fiscales, lo cual le permite a las autoridades no sólo racionalizar sus políticas de gasto sino además garantizar la continuidad de la prestación de los servicios públicos (CP. artículo 365). Finalmente, en la práctica, la retención ha demostrado ser un eficaz sistema de control de la evasión. Por ello, la Corte ya había señalado que la ampliación de la retención en la fuente, lejos de ir en contra de la Constitución, se ajustaba a ella, pues favorece el recaudo y elimina algunas posibilidades de evasión y elusión fiscal”, lo cual armoniza plenamente con el principio de eficiencia y de equidad. En efecto, claro que la retención en la fuente obedece al principio de eficiencia, y no es contraria a los de equidad y progresividad.
 
 
“En tales circunstancias, la Corte considera que estos mecanismos de extinción anticipada de la obligación tributaria –como las retenciones y los anticipos– encuentran amplio sustento en el Principio de eficiencia tributaria». (...)
 
 
Los deberes de los ciudadanos
 
 
5. Surge el interrogante acerca de si es aceptable que a través de una resolución de la DIAN se impongan a una persona las obligaciones que comporta la calidad de agente retenedor, con las sanciones que acarrea su incumplimiento. La pregunta se dirige en concreto a establecer si es válido constitucionalmente restringir la libertad de los sujetos económicos, imponiéndoles cargas de orden administrativo tributario.
 
 
A este respecto cabe señalar que es la misma Ley 223 de 1995 la que autoriza a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales para que mediante resolución designe entre las personas responsables del impuesto sobre las ventas a los retenedores de este tributo. Es decir, las obligaciones de carácter administrativo tributario que de la resolución de la DIAN tienen una base legal. A su turno, esta norma legal tiene fundamento constitucional en el principio y deber de ser consagrado en la Carta Política (C.P. artículo 1º pues, como ya se señaló en la sentencia 1993 de esta Corporación, el sistema tributario es el efecto agregado de la solidaridad de las personas.
 
 
La designación de agentes retenedores del impuesto a las ventas tiene por fin garantizar un mejor recaudo de este impuesto. La Constitución –en el numeral 2º del artículo 189– dispone que al Presidente de la República –y por lo tanto, a sus agentes– le corresponde “velar por la estricta recaudación y administración de las rentas y caudales públicos. Ello, sin embargo, no obsta para que la ley, por razones de eficiencia en la recolección de los tributos, autorice a la Administración para llamar a los asociados, que reúnan determinadas condiciones, a colaborar en función del recaudo. Al hacerlo, la ley está simplemente desarrollando la norma constitucional que establece el deber de solidaridad de la los ciudadanos en materia tributaria.
 
 
Los límites de la discrecionalidad
 
 
6. Por las razones anteriores, la Corte declarará la constitucionalidad de la expresión acusada, sin embargo, hacer una precisión acerca de la norma demandada otorga un cierto margen de discrecionalidad a la DIAN para determinar cuáles de las personas responsables del impuesto sobre las ventas serán agentes retenedores del mismo impuesto. Sin embargo, como se ha señalado en otras ocasiones, esta discrecionalidad no debe confundirse con la arbitrariedad. Ello significa que la DIAN, en el momento de decidir acerca de quiénes retenedores, debe tener en cuenta las condiciones de las personas sobre las que podría imponer carga, de manera que ésta solamente se extienda a las personas que materialmente pueden asumirla, de tal manera que con sus actos no afecta la libre empresa ni establezca discriminaciones inaceptables que puedan causar una vulneración de la libre competencia, principios contenidos en el artículo 333 de la Constitución. (Corte Constitucional, Sala Plena, Sentencia, C-150, marzo 19/97, M.P. Eduardo Cifuentes Muñoz)

C- 150


[&9447]
D.R. 380/1996.  

ART. 4º. Responsable del impuesto sobre las ventas por el valor retenido. Cuando los responsables pertenecientes al régimen común del impuesto sobre las ventas, adquieran bienes o servicios gravados de personas que pertenezcan al régimen simplificado, deben asumir la retención del IVA sobre dichas transacciones, aplicando el porcentaje señalado en el artículo 1º de este decreto.

 
INC. 2º.— Derogado tácitamente. D. 3050/87, art. 3º*.
 
 
PAR.— Cuando una entidad estatal responsable del impuesto sobre las ventas, actúe como agente de retención, de conformidad con lo previsto en este artículo, deberá realizar la afectación contable teniendo en cuenta la prestación principal, de conformidad con las normas presupuestales.
 
 
NOTA *: El inciso derogado consagraba el concepto de la nota de contabilidad y sus requisitos, los cuales han sido modificados por lo consagrado por el art. 3º. del D. 3050/97. Esta norma reglamente la L. 383/97.


[&9448]
D.R. 1165/1996.  

ART. 12. Contratos con extranjeros sin domicilio o residencia en el país. Para efectos de lo dispuesto en el numeral 3º del artículo 437-2 del estatuto tributario, en el contrato respectivo deberá discriminarse el valor del impuesto sobre las ventas generado, que será objeto de retención por parte del contratante. El contrato servirá como soporte para todos los efectos tributarios. (& 9410).


Requisitos para ser agente retenedor del IVA
[&9452]
RES. 6339/2011. 

ART. 1. Requisitos para la designación como agente de retención del impuesto sobre las ventas.Para la designación como agentes de retención en el impuesto sobre las ventas, las sociedades y/o entidades interesadas en obtener tal calificación, deben cumplir con los siguientes requisitos:
 
1. Que la inscripción en el Registro Único Tributario – RUT, sea igual o superior a tres (3) años, y que en dicho registro la sociedad y/o entidad se encuentre activa y la información actualizada.
 
2. Encontrarse al día en el cumplimiento de las obligaciones de presentación y pago de sus obligaciones tributarias y aduaneras.
 
3. No haber sido sancionado por incumplimiento de los deberes de facturar e informar, durante los cinco (5) años anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
 
4. No haber sido sancionado durante los cinco (5) años anteriores a la fecha de presentación de la solicitud, por hechos irregulares en la contabilidad.
 
5. No haber sido objeto de liquidación de corrección aritmética, liquidación de revisión o de aforo en renta, patrimonio, ventas y/o retención en la fuente, durante los cinco (5) años anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
 
6. Estar dentro del sesenta por ciento (60%) de los contribuyentes que representan el mayor recaudo en la Dirección Seccional de su domicilio, respecto de los valores declarados durante el año inmediatamente anterior por concepto de impuesto a cargo de renta, ventas y retención en la fuente.
 
7. No haber sido objeto de procesos de cobro durante los dos (2) años anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
 
8. Aportar certificación expedida por el Consejo Superior de la Judicatura o por la Junta Central de Contadores, donde conste que ni el revisor fiscal ni el contador de la sociedad, han sido sancionados durante los cinco (5) años anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
 
9. Informar un número de cuenta corriente y/o ahorros abierta a nombre de la sociedad y/o entidad, indicando el banco, sucursal y ciudad donde se encuentra abierta.
 
10. Informar el valor de las retenciones que le efectuaron por concepto de IVA en cada uno de los últimos 6 bimestres previos a la solicitud, indicando la razón social y NIT del retenedor y el valor de cada una de ellas.
 
 
ART. 2. Trámite de la solicitud de agente de retención del impuesto sobre las ventas. Las sociedades y/o entidades que cumplan los requisitos previstos en el artículo anterior y que estén interesadas en obtener la autorización para actuar como agente de retención del impuesto sobre las ventas, deberán adelantar el siguiente trámite ante el Director General de Impuestos y Aduanas Nacionales:
 
Presentar solicitud escrita, firmada por el representante legal, anexando Certificado de Constitución y Representación Legal, vigente.
 
El Director General, dispondrá de un término de dos (2) meses contados a partir del recibo de la solicitud con el lleno de los requisitos, para resolverla, bien sea otorgando o negando la autorización, a través de Resolución, contra la cual procede el recurso de reposición, en los términos consagrados en el Código Contencioso Administrativo.
 
 
ART. 3. Causales de retiro de la autorización para actuar como agente de retención del impuesto sobre las ventas.La calidad de agente de retención del impuesto sobre las ventas, será retirada cuando se configure alguna de las siguientes situaciones:
 
1. Que el agente retenedor se encuentre incurso en proceso de liquidación voluntaria, liquidación obligatoria, liquidación judicial, liquidación por adjudicación, o cualquier otra modalidad de liquidación, o por haber sido absorbida, o cuando se dé el caso de escisión que implique disolución.
 
También podrá retirarse la calidad de agente de retención del impuesto sobre las ventas, cuando la sociedad se encuentre en reorganización empresarial, intervención o toma de posesión.
 
2. Que el agente retenedor tenga deudas exigibles en mora, por más de dos (2) meses, por conceptos tributarios, aduaneros o cambiarios.
 
3. Que el agente retenedor no se encuentre al día en el cumplimiento de sus obligaciones formales.
 
PAR. Igualmente procederá la exclusión de la calidad de agente de retención del impuesto sobre las ventas, por solicitud expresa del interesado, previa evaluación de las circunstancias que motivan la solicitud, por parte de la Dirección Seccional a la que pertenezca el agente retenedor y de la Dirección General.
 
 
ART. 4. Vigencia y derogatorias.La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación y deroga la Resolución 5407 de junio 14 de 2001.


[&9455]
OPINIÓN DE LA DIAN - Son agentes de retención de IVA los adquirentes del servicio VOIP a un proveedor sin residencia o domiciliado en el país.— 

“En lo que respecta al impuesto sobre la renta, el artículo 24 del Estatuto Tributario señala que constituyen ingresos de fuente nacional entre otros, los provenientes de la prestación de servicios dentro del país de manera permanente o transitoria, con o sin establecimiento propio, quedando en consecuencia sometidos al impuesto según lo dispuesto en los artículos 9,12 y 20 del mismo ordenamiento.
 
En este contexto y como se precisó en el Oficio No. 82345 de Septiembre 25 de 2006, al retomar el No. 47539 de 1998 "... la utilización de un servicio de telecomunicaciones, incluido el de telefonía, presupone el acceso al mismo o por lo menos la disponibilidad a él en el lugar donde se encuentre el usuario del servicio y estando éste último en el territorio nacional el servicio se prestará en el país...” por lo que, los servicios en mención se encuentran gravados con el impuesto sobre la renta y el usuario en el país deberá practicar la correspondiente retención al extranjero sin residencia ni domicilio en el país, sobre cada pago o abono en cuenta que efectúe (sic) los servicios de telecomunicaciones están gravados con el impuesto sobre las ventas en Colombia, bajo los parámetros señalados en el Estatuto Tributario:
 
En este sentido, el Concepto Unificado del impuesto sobre las ventas No. 0001 de 2003, señaló que "Para el caso de la prestación de servicios la Ley es clara al señalar el elemento espacial, el territorio nacional. Lo que aquí interesa para que surja el cobro del impuesto es que el servicio se preste dentro del territorio del Estado y no aplica sobre servicios que se presten en el exterior. Lo determinante es el lugar donde se materialice la obligación de hacer correspondiente, al menos en su inicio, aunque la realización se complete o perfeccione fuera del territorio nacional. (...)".
 
A su vez, el mismo concepto unificado expresa que,"En lo que respecta a la territorialidad de la ley, y como cuestión excepcional, el legislador en el numeral 3 del parágrafo tercero del artículo 420 del Estatuto Tributario, tal como ha sido modificado y adicionado por la Ley 488 de 1998 y por la Ley 633 de 2000, precisó que algunos servicios, aún cuando se ejecuten desde el exterior a favor de usuarios o destinatarios ubicados en el territorio nacional, se entienden prestados en Colombia, y por consiguiente causan el gravamen según las reglas generales. Es decir se da una ficción de localización del servicio en la sede del destinatario o del usuario."
 
11(...)
 
Frente a la retención en la fuente por concepto del impuesto sobre las ventas, el artículo 437-2 del Estatuto Tributario, dispone:
 
"Actuarán como agentes retenedores del impuesto sobre las ventas en la adquisición de bienes y servicios gravados:
 
3. Quienes contraten con personas o entidades sin residencia o domicilio en el país la prestación de servicios gravados en el territorio nacional, con relación a los Mismos".
 
Por lo anterior, el usuario en Colombia que adquiera el servicio VOIP a un proveedor sin residencia ni domicilio en el país, actuará como agente de retención del impuesto sobre las ventas por esas operaciones bajo los parámetros señalados en el Estatuto Tributario. (DIAN, Conc. 23978, abril 5/2011).

Ver texto completo


Anterior           Siguiente
CONTÁCTENOSAVISO LEGAL
(+ 57 1 ) 3170403 ext. 118
Calle 75 No. 8 –29 Bogotá D.C. – Colombia
Todos los Derechos Reservados 2009
© TALLER JURÍDICO S.A.S.