ESTATUTO TRIBUTARIO > LIBRO PRIMERO > TÍTULO III > Capítulo VI — Otros ingresos tributarios > Retención sobre otros ingresos tributarios.—
Regresar
Ir a Menú
Anterior           Siguiente
 

ART.401. | Retención sobre otros ingresos tributarios.— [&8171]

Sin perjuicio de las retenciones contempladas en las disposiciones vigentes a la fecha de expedición de la Ley 50 de 1984, a saber: Ingresos laborales, dividendos y participaciones; honorarios, comisiones, servicios, arrendamientos, rendimientos financieros, enajenación de activos fijos, loterías, rifas, apuestas y similares; patrimonio*, pagos al exterior y (...)**, el gobierno podrá establecer retenciones en la fuente sobre los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso tributario para el contribuyente del impuesto sobre la renta, que hagan las personas jurídicas y las sociedades de hecho.

 

INC. 2º.— Reformado. L. 633/2000, art. 18. Los porcentajes de retención no podrán exceder del tres punto cinco por ciento (3.5%) del respectivo pago o abono en cuenta. En los demás conceptos, enumerados en el inciso anterior, se aplicarán las disposiciones que los regulaban a la fecha de expedición de la Ley 50 de 1.984.

 

INC. 3º.— Reformado. L. 633/2000, art. 18. Sin perjuicio de lo previsto en el artículo 398 del Estatuto Tributario, la tarifa de retención en la fuente para los pagos o abonos en cuenta a que se refiere el presente artículo, percibidos por contribuyentes no obligados a presentar declaración de renta será el 3.5%. En los demás conceptos enumerados en el inciso primero de este artículo, y en los casos de adquisición de bienes o productos agrícolas o pecuarios sin procesamiento industrial, compras de café pergamino tipo federación, pagos a distribuidores mayoristas o minoristas de combustibles derivados del petróleo, y en la adquisición de bienes raíces o vehículos o en los contratos de construcción, urbanización y, en general, de confección de obra material inmueble, se aplicarán las disposiciones que regulan las correspondientes retenciones.


:: CONCORDANCIAS

Ocultar Todas | Ver Todas


NOTAS:  

*: La retención en la fuente sobre el patrimonio fue derogada expresamente por el art. 140 de la L. 6ª. de 1992.

 

**: Entre paréntesis  se encontraba la palabra  “remesas”,  el cual fue derogado expresamente por el art. 78 de la Ley 1111 de 2006. (&21335).


[&8172]
D. R. 260/2001*. 

ART. 4º. Reformado. D.R. 2418/2013, art. 1º.  Retención en la fuente sobre otros ingresos. La tarifa de retención en la fuente a título de impuesto sobre la renta por los pagos o abonos en cuenta que por los conceptos señalados en el inciso primero del artículo 5º del Decreto 1512 de 1985 efectúen las personas jurídicas, las sociedades de hecho y las demás entidades y personas naturales que tengan la calidad de agentes retenedores, es el dos punto cinco por ciento (2.5%).
 
Los pagos o abonos en cuenta que correspondan a estos conceptos, para los cuales existan tarifas de retención en la fuente, señaladas en disposiciones especiales, seguirán rigiéndose por dichas tarifas.
 
PAR. 1º.— Cuando los pagos o abonos en cuenta incorporen el valor de impuestos, tasas y contribuciones, para calcular la base de retención en la fuente se descontará el valor de los impuestos, tasas y contribuciones incorporados, siempre que los beneficiarios de dichos pagos o abonos tengan la calidad de responsables o recaudadores de los mismos. También se descontará de la base el valor de las propinas incluidas en las sumas apagar.
 
PAR. 2º.—Sin perjuicio de las disposiciones especiales previstas para otros impuestos, los ingresos provenientes de las operaciones realizadas a través de instrumentos financieros derivados, estarán sometidos a una tarifa de retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta del dos punto cinco por ciento (2.5%).
 

PAR.Transitorio.—La tarifa a que se refiere el presente artículo será del uno punto cinco por ciento (1.5%) para los meses de noviembre y diciembre de 2013.


[&8173]
D. R. 260/2001. 

ART. 5°. Pagos no sujetos a retención.A las retenciones previstas en el artículo anterior les son aplicables las excepciones contenidas en las normas vigentes sobre retenciones en la fuente, salvo las que se refieren a los pagos o abonos en cuenta por servicios de restaurante, hotel y hospedaje, los cuales quedan sujetos a esta retención, siempre que el pago o abono en cuenta sea efectuado en forma directa por una persona jurídica, una sociedad de hecho o una entidad o persona natural que tenga la calidad de agente retenedor.

 

PAR.— Las circunstancias que originan las correspondientes excepciones, así como los hechos que dan lugar a la utilización de bases o tarifas inferiores a las generales señaladas en el artículo 4° de este decreto, deberán ser comunicadas por escrito al agente retenedor, por los beneficiarios de los respectivos pagos o abonos en cuenta.(& 8171 y 8172).


[&8174]
D.R. 1512/1985. 

ART. 5º, INC. 1º.— A partir de la vigencia del presente decreto, todos los pagos o abonos en cuenta, susceptibles de constituir ingreso tributario para quien los recibe, que efectúen las personas jurídicas y sociedades de hecho, por conceptos que a la fecha de expedición del presente decreto no estuvieren sometidos a retención en la fuente, deberán someterse a una retención del 3.5%* sobre el valor total del pago o abono en cuenta.

 

INC. 2º. Reformado. D.R. 2418/2013, art. 2º. Cuando el pago o abono en cuenta corresponda a contratos de construcción o urbanización, la retención prevista en este artículo será del dos por ciento (2.0%). Cuando el pago o abono en cuenta corresponda a la adquisición de vehículos la retención prevista en este artículo será del uno por ciento (1.0%).

 

Cuando el pago o abono en cuenta corresponda a la adquisición de bienes raíces cuya destinación y uso sea vivienda de habitación, la retención prevista en este artículo será del uno por ciento (1%) por las primeras veinte mil (20.000) UVT. Para el exceso de dicho monto, la tarifa de retención será del dos punto cinco por ciento (2.5%). Cuando el pago o abono en cuenta corresponda a la adquisición de bienes raíces cuya destinación y uso sean distintos a vivienda de habitación, la retención prevista en este artículo será del dos punto cinco por ciento (2.5%).

 

INC. 3º.— Se exceptúan de la retención prevista en este artículo los siguientes pagos o abonos en cuenta:

 

a) Los que se hagan a favor de personas o entidades no contribuyentes del impuesto sobre la renta;

 

b) Los que correspondan a la cancelación de pasivos, al otorgamiento de préstamos o a reembolsos de capital;

 

c) Los que correspondan a participaciones en sociedades de responsabilidad limitada o asimiladas;

 

d) Los que correspondan a la adquisición de acciones, derechos sociales, títulos valores y similares;

 

e) Los que para el beneficiario no constituyan ingreso de fuente nacional;

 

f) Los que se efectúen a favor de los Ferrocarriles Nacionales de Colombia, la empresa Puertos de Colombia, la Compañía Nacional de Navegación y las entidades señaladas en los artículos (...) 7º de la Ley 47 de 1981**;

 

g) Los que se efectúen a la Flota Mercante Grancolombiana;

 

h) Los que se efectúen a Carbones de Colombia S.A., Carbocol;

 

i) Los que se hagan a las empresas editoriales de que trata el artículo 9º de la Ley 34 de 1973***;

 

j) Los que se hagan a los fondos ganaderos;

 

k) Las indemnizaciones por seguros de vida, muerte y daño en la parte correspondiente al daño emergente;

 

l) Los que correspondan a premios y distinciones obtenidos en concursos o certámenes de carácter científico, literario, periodístico, artístico y deportivo, reconocidos por el Gobierno Nacional, y a sorteos por grupos cerrados de títulos de capitalización, y

 

m) Los que tengan una cuantía inferior a quinientos cuarenta y cinco mil pesos ($545.000) m/cte (hoy 27 UVT).

 

PAR. 1º.— Cuando el valor del pago o abono incluya el impuesto a las ventas, dicho valor no hará parte de la base  para practicar  la retención  en la fuente (&18728 y 18751)

 

NOTA *: La tarifa del 3.5% la consagraron los artículos 18 de la L. 633/2000 y 4º.  del D.R. 260/2001.

 

**: Debe entenderse  que no se aplica  esta retención  a las zonas francas.

 

***: El artículo 9º de la Ley 34 de 1973, hoy corresponde al  artículo 21 de la Ley 98 de 1993. (& 3165).  


[&8175]
OPINIÓN DE LA DIAN - Tarifa de retención en la fuente aplicable a las indemnizaciones.—  

"(...) En cuanto hace al Impuesto sobre la Renta, tenemos que en materia de Retención en la Fuente, se aplica sobre los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso tributario para quien los recibe, efectuados por las personas naturales y jurídicas señaladas por la ley como agentes de retención. (...).

 

Conforme a lo anterior y según lo dispuesto por el artículo 45 del estatuto Tributario, “En las indemnizaciones que se reciban por seguros de daño, no constituye renta ni ganancia ocasional la suma que se recibe como daño emergente... (sic)

 

En el mismo sentido, establece el decreto reglamentario 1512 de 1985, artículo 5º. Inciso 3º., que se exceptúan de retención en la fuente por concepto de ingresos tributarios, entre otros, “las indemnizaciones por seguros de vida, muerte y daño  en la parte correspondiente al daño emergente”.

 

Se entiende por daño emergente, según lo preceptuado en el artículo 1614 del Código Civil, “el perjuicio o la pérdida que proviene de no haberse cumplido la obligación, o de haberse cumplido imperfectamente, o de haberse retardado su cumplimiento”.

 

De lo expuesto, considera el Despacho que si el pago efectuado por concepto de indemnización, no es susceptible de constituir ingreso tributario, precisamente por no poderse capitalizar, en razón de haberse recibido como reconocimiento a un perjuicio, o a una pérdida sufridas con ocasión del daño que se repara, tal como se desprende, de las normas transcritas, esto es, por el daño emergente, dicho pago no es objeto de retención en la fuente”. (DIAN. Conc. 065620, jul. 18/2001)

 

NOTA*: Es necesario tener  presente  el art. 401-2 del Estatuto Tributario, adicionado por el art. 91 de la L. 788/2002. (& 8361).


[&8176]
OPINIÓN DE LA DIAN - La transferencia de los derechos deportivos se encuentra sometida a retención en cuanto constituye un ingreso gravable para su beneficiario.—  

"(...) En lo que respecta al ingreso que recibe el jugador o deportista como participación en la transferencia, es preciso en primer lugar determinar el tipo de relación que existe entre este y el club deportivo.

 

En este sentido, según lo dispuesto por la Ley 181 de 1995, que regula el Deporte, manifiesta el artículo 32.

 

“ART. 32.— Únicamente los clubes con deportistas profesionales o aficionados, podrán ser poseedores de los derechos deportivos de los jugadores o deportistas. En consecuencia, queda prohibido a aquellos disponer por decisión de sus autoridades que el valor que reciban por tales derechos pertenezca o sea entregado a persona natural o jurídica distinta del mismo club poseedor.

 

Además de los requisitos exigidos por cada federación, para la inscripción se requiere:

 

a)  Aceptación expresa y escrita del jugador o deportista;

 

b)  Trámite previo de la ficha deportiva, y

 

c) Contrato de trabajo registrado ante la federación deportiva respectiva y el Instituto Colombiano del Deporte, Coldeportes”.

 

De tal manera que el ingreso percibido por el deportista, con ocasión de la transferencia de los derechos deportivos cuando es objeto de negociación con otro club, se da precisamente con ocasión de la terminación de la relación contractual y transferencia a otra entidad. Por lo tanto la retención en relación con los ingresos percibidos por el deportista cuyos derechos son transferidos, será por el concepto de otros ingresos tributarios”. (DIAN, Conc. 027173, mayo 07/2002).

027173


[&8177]
OPINIÓN DE LA DIAN - Retención en la venta de bienes inmuebles entre entes jurídicos.—  

“Cuando una persona jurídica enajena un activo a otra persona jurídica o sociedad de hecho, obtiene un ingreso tributario que se enmarca justamente dentro de lo previsto en el artículo 5º del Decreto 1512 de 1985, modificado por el artículo 8º del Decreto 2509 del mismo año, sujeto a retención en la fuente que debe efectuar la persona jurídica o sociedad de hecho que hace el pago o abono en cuenta”. (DIAN, Conc. 39972, mayo 14/96)

39972


[&8178]
OPINIÓN DE LA DIAN - Definición de contratos de confección de obra material.—  

“Son contratos de construcción y urbanización aquéllos por los cuales el contratista directa o indirectamente edifica, fabrica, erige o levanta obras, edificios, construcciones, para residencias o negocios, puentes, carreteras, represas, acueductos y edificaciones en general y las obras inherentes a la construcción en sí, tales como: electricidad, plomería, cañería, mampostería, drenajes y todos los elementos que se incorporan a la construcción. No constituyen contratos de construcción o urbanización las obras o bienes que pueden removerse o retirarse fácilmente sin detrimento del inmueble como divisiones internas en edificios ya terminados.

 

Así mismo ha estimado que “la base gravable para efectos de la retención en la fuente en los mencionados contratos es el valor bruto de los pagos o abonos en cuenta, sin distinguir la forma de pago pactada, excepto cuando se trate de contratos por el sistema de administración delegada. En consecuencia la base gravable incluye los honorarios, mano de obra, suministro de material, etc., conceptos estos que no se le restan de la base ni se les aplica la tarifa que individualmente les corresponde”.

 

De conformidad con lo expuesto, el contrato materia de la consulta, es un contrato de construcción de obra material, cuya retención en la fuente es del 1% sobre el valor bruto de los pagos o abonos en cuenta, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 8º del Decreto 2509 de 1985". (DIAN, Conc. 16219, jul. 13/89)

16219


[&8179]
D.R. 2509/1985. 

ART. 1º.— No forman parte de la base para aplicar la retención en la fuente, los descuentos efectivos no condicionados que consten en la respectiva factura.


[&8180]
D.R. 535/1987. 

ART. 9º.— Los agentes retenedores que efectúen pagos o abonos en cuenta por concepto de compras, que involucren gastos de financiación, acarreos o seguros, efectuarán la retención en la fuente sobre el valor total del respectivo pago o abono en cuenta a la tarifa del tres punto cinco por ciento 3.5%*.

 

Lo dispuesto en el presente artículo también será aplicable en los casos de autorretención.

 

NOTA *: La tarifa del 3.5% la consagraron los artículos 18 de la L. 633/2000 y 4º. del D.R. 260/2001.(& 8171)


[&8181]
JURISPRUDENCIA - No procede retención en la fuente sobre descuentos condicionados.—  

"(...) La interpretación oficial a que se refieren los conceptos acusados, se fundamenta en las disposiciones contenidas en los artículos 26 y 401 del Estatuto Tributario (...) la primera norma al señalar los ingresos que son base de la renta Líquida gravable, se refiere a la totalidad de los ingresos ordinarios y extraordinarios realizados en el respectivo período gravable «que sean susceptibles de producir un incremento neto del patrimonio en el momento de su percepción» y que «no hayan sido expresamente exceptuados,» los que a su vez pueden ser afectados con las «devoluciones, rebajas y descuentos», con el fin de obtener lo ingresos netos base de depuración de la renta.

 

Quiere decir que el hecho gravado en el impuesto de renta está constituido por la percepción de un ingreso a título de remuneración por el aporte de un factor de producción, y que en el ingreso está.

 

Ahora bien, si la norma autoriza deducir de los ingresos brutos los descuentos, condicionados o no, concepto que se entiende referido al ingreso percibido en las operaciones de compraventa de bienes, y por disponerlo así el Decreto 2650 de 1993, deben registrarse contablemente en la cuenta 530535 «descuentos comerciales condicionados», como se señala en los mismos conceptos acusados debe entenderse que para efectos tributarios y contables, los descuentos condicionados constituyen un menor valor del ingreso para el vendedor, una vez cumplida la condición.

 

De otra parte, en consideración a que según el artículo 66 del Estatuto Tributario, para determinar el costo de las mercancías, se parte del costo de adquisición, más los gastos necesarios para ponerlas en el lugar de expendio, es obvio que si se adquiere la mercancía por una suma determinada, como consecuencia del descuento condicionado, esa suma será el costo de adquisición que el comprador va registrar en su contabilidad, por lo que no podría aplicarse al mismo la retención en la fuente.

 

Adicionalmente, porque no existe el pago o abono en cuenta, que es determinante para efectuar la retención, ya que cuando el comprador paga el valor del bien adquirido lo hace por la suma que resulte una vez efectuado el descuento. Cosa distinta es que no se cumpla la condición en el período gravable respectivo, en cuyo caso el comprador habrá contabilizado y solicitado como costo el valor total de la factura de venta, por lo que en el período siguiente tendrá una recuperación parcial del costo, que deberá registrarse contablemente pero que fiscalmente no genera un « ingreso tributario» sujeto a retención, ya que aún cuando se produzca el reintegro del valor del descuento condicionado por parte del vendedor, ese valor no tiene carácter remunerativo para el comprador, sino que equivale a la devolución de una suma que desde antes le pertenecía, y que por ende no es susceptible de incrementar su patrimonio.

 

De otra parte, si en una operación de venta con descuento condicionado debe hacerse la retención sobre el 100% de la venta facturada, aplicando una tarifa del 3.5%, como lo dispone el artículo 401 antes transcrito, y luego sobre el valor descontado debe hacerse igualmente retención, a la misma tarifa del 3.5%, como lo disponen los conceptos acusados, se estaría generando una retención en la fuente que excede el 100% del valor facturado, y una tarifa superior al límite legal establecido en la misma norma.

 

En conclusión, no tienen los descuentos condicionados el carácter de pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir un ingreso tributario para el comprador, por lo que no puede exigirse respecto de ellos la retención en la fuente en los términos previstos en el artículo 401 del Estatuto Tributario, como se pretende a través de los conceptos acusados, lo cual resulta suficiente para declarar su nulidad”. (Consejo de Estado, Sección Cuarta, C.P. María Inés Ortiz Barbosa, sentencia de agosto 19 de 2004, Expe. 13589)

Exp. 13589


[&8182]
OPINIÓN DE LA DIAN - Definición de contrato de obra material.—  

"(...) Este Despacho ha conceptuado que por contratos de construcción y en general de obra material de bien inmueble se entiende aquellos por los cuales el contratista directa o indirectamente edifica, fabrica, erige o levanta obras, edificios, puentes, carreteras, represas y en general obras inherentes a la construcción tales como electricidad, cañerías, plomería, drenajes y todos los elementos que se incorporan a la construcción, en este evento y tratándose de un solo contrato, la retención será del uno por ciento (1%) sobre el valor total del contrato, en el momento del pago o abono en cuenta, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 8 del decreto 2509 de 1985. que dice: (...)

 

Este es el sentido del numeral 3 del artículo 369 del estatuto Tributario en razón a que los pagos o abonos en cuenta efectuados por concepto de servicios, transporte, compras de materiales, honorarios del constructor etc. considerados individualmente, están sometidos a retención en la fuente con tarifas diferentes, sin embargo cuando estos pagos correspondan a contratos de construcción, urbanización y en general de confección de obra material de bien inmueble, no están sujetos a retención en la fuente, individualmente considerados, pues por una norma de carácter especial como es el artículo 8 del decreto 2509 de 1985 la retención en la fuente se debe efectuar a la tarifa del uno por ciento (1%) sobre el valor total del contrato por lo tanto no es ilegítimo hablar de honorarios en esta clase de contratos como si sucede, por ejemplo, en los contratos por Administración Delegada”. (DIAN, conc. 026683, abril 24/98).

026683


[&8183]
OPINIÓN DE LA DIAN - Retenciones en actividades que revisten varias modalidades.—  

"(...) Como quiera que el elemento que predomina en la actividad de impresión es el de hacer algo, implica desde el punto de vista fiscal, para quien contrate los servicios de impresión, la obligación de aplicar la retención en la fuente por concepto de servicios a la tarifa vigente”.

 

Sin embargo, este Despacho en distintos pronunciamientos ha manifestado que cuando en una factura se relacionan varios conceptos diferentes, cada uno se someterá a la tarifa de retención prevista en la ley, a menos que se trate de la prestación de servicios que involucran varios conceptos, evento en el que se debe establecer si los diferentes conceptos son identificables o no. Si son identificables a cada concepto se le aplica la tarifa de retención que le corresponda. Si no lo son, debe determinarse cuál de los conceptos predomina y se tomará una sola base de retención.

 

En consecuencia, a cada concepto se le debe aplicar la respectiva tarifa de retención en la fuente. Si no existe tarifa especial se aplica la tarifa general del tres punto cinco por ciento (3.5%).

 

Por otra parte el artículo 2053 del Código Civil, suministra algunos elementos para establecer si se trata de un servicio o de la compra de un bien. Así, será compra cuando quien ejecuta la obra suministra la materia principal y por el contrario será servicio cuando la materia con la cual se va a ejecutar la obra, la suministra quien ordena el servicio.

 

De acuerdo con lo anterior, para establecer la tarifa de retención en la fuente que debe aplicarse a una empresa que realiza actividades de simple impresión, debe analizarse si quien suministra la materia prima es el contratista o el cliente. En el primer caso como se trata de una compra, la tarifa de retención será del 3.5%, mientras que en el segundo como se trata de un servicio la tarifa es del 6%.

 

Cabe anotar que cuando se trate de impresión de material publicitario en pancartas, impresos, vallas, insertos, avisos y en general a través de cualquier medio que conlleve a divulgar anuncios cuyo destinatario final sea el público, se trata del servicio de publicidad, el cual por tratarse de un servicio calificado está sometido a retención en la fuente por concepto de honorarios a la tarifa del 11%, cuando los pagos o abonos en cuenta se realizan a favor de los contribuyentes del impuesto sobre la renta que sean personas jurídicas y asimiladas o a una persona natural que cumpla las condiciones para ser declarante de dicho impuesto. La tarifa es del 10% cuando el pago o abono en cuenta se realiza a una persona natural no declarante del impuesto sobre la renta y complementarios. (DIAN, Conc. 06349, feb. 12/03. Promulgado Diario Oficial No. 45.104 de febrero 21 de 2003).

06349


[&8184]
OPINIÓN DE LA DIAN - Es aplicable la retención en la fuente por compras, en los trabajos de impresión en los que el contratante aporta el diseño y el contratista las materias primas.—  

“Con este pronunciamiento se  adicionó el Concepto 069614 del 31 de julio de 2001, en el cual se afirmó en términos generales  que los pagos o abonos en cuenta que se efectúen a una empresa por realizar actividades de impresión, se les debe aplicar retención en la fuente por concepto de servicios.

 

Para resolver se considera:

 

Desde el establecimiento de la retención en la fuente sobre servicios y compras, la doctrina de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales ha sido persistente en establecer una clara diferenciación entre estos dos conceptos, a partir de la interpretación de los artículos 1495, 1517, 1849, 1973 y 2053, entre otros, del Código Civil, a partir de los cuales se infiere que la distinción está dada por el objeto de la prestación de las obligaciones contraídas, es decir, que si la obligación es de dar, se estará ante una compra y si es de hacer se tratará de un servicio, e igualmente en considerar  el suministro de insumos como un factor fundamental de dicha distinción.

 

Igualmente, se ha conceptuado que en la prestación de servicios procede la retención por honorarios, cuando en su ejecución predomina el aporte del factor intelectual por parte del contratista.

 

En el caso en consulta, se tiene que el contratante (agencia de publicidad) es quien realiza el diseño creativo (labor intelectual), elemento principal que da especificidad y valor al producto final, y el contratista es quien hace la impresión (labor material), razón por la cual se considera que no hay lugar a practicar retención por concepto de honorarios al contratista.

 

Por otra parte, si el contratista es quien suministra los insumos del material impreso (papel, tinta, tela, etc.), hechos que a la luz del artículo 2053 del Código Civil determinan la existencia de un contrato de venta y no de prestación de servicios, lo cual indica que, para efectos tributarios procede la retención en la fuente por compras.

 

Otra es la situación cuando la agencia de publicidad es contratada para realizar trabajos de publicidad, en virtud del cual realiza tanto el diseño creativo como la impresión del material; en donde, por predominar el factor intelectual en la ejecución de la obra, la retención se debe practicar a título de honorarios.  Esta es el escenario que plantea el último párrafo del concepto en cuestión y, por tanto, es correcta la interpretación sobre la tarifa de retención aplicable que allí se hace. En los anteriores términos se aclara el Concepto 006349 del 12 de febrero de 2003”. (DIAN. Conc. 011792, feb. 9/06. Promulgado Diario Oficial No. 46.196 del 28 de febrero de 2006).

011792


[&8185]
OPINIÓN DE LA DIAN - Retención en la fuente en la compraventa de cartera o factoring.—  

“Sobre retención en la fuente en la compraventa de cartera o factoring, donde se precisó en la tesis jurídica que se deben someter a retención en la fuente todos los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir un ingreso tributario para quien los recibe y se consideró que en la medida en que se trate de la compra de un activo (la cartera) la retención en la fuente es por compras y la tarifa aplicable es por ingresos tributarios. Si por el contrario, como es de la naturaleza del cobro de cartera, existe una intermediación se genera como contraprestación un ingreso constitutivo de renta o ganancia ocasional, sometido a retención en la fuente por concepto de comisiones.

 

Se fundamenta la petición, en el hecho de estar frente a una venta de cartera respaldada en facturas de venta, originadas en la venta de bienes o servicios, cuyo objeto es la obtención de financiación y se argumenta la carencia de ingreso y en consecuencia el no incremento del patrimonio.

 

El despacho una vez revisado el concepto, considera que el artículo 366 del Estatuto Tributario, dispone que para que la retención en la fuente sea procedente se requiere que los pagos o abonos en cuenta sean susceptibles de constituir ingreso tributario para quien los recibe, es decir, que tenga la posibilidad de generar un incremento neto del patrimonio en el momento de la percepción, en los términos previstos por el artículo 26 de la misma obra.

 

En el concepto objeto de revisión se manifestó que para efectos de practicar retención en la fuente sobre los ingresos originados en la compra-venta de cartera, se deben establecer las clases de operaciones que se pactaron, para, de igual manera, determinar el concepto del ingreso correspondiente y, en consecuencia, la tarifa de retención aplicable, argumento que se ratifica, pues el ingreso en todo caso se realiza, aun cuando la base de retención varíe dependiendo de la operación pactada.

 

Señala el concepto que dentro de las modalidades de factoring se encuentra la compraventa de cartera propiamente dicha, donde el comprador asume el riesgo del deudor cancelando el valor de la compra en el momento en que la recibe, de manera independiente de la fecha de vencimiento de los créditos. También se encuentra el contrato de factoring que reconoce al factorado el valor del cobro en la medida en que los deudores paguen los créditos o cuando éstos se venzan en una fecha determinada, en cuyo evento el factor actúa en función de intermediador.

 

La tarifa de retención en la fuente será la que corresponda según la modalidad de que se trate, por concepto de otros ingresos tributarios o por comisiones.

 

Cuando el factoring se celebra no para la intermediación del cobro sino como contrato de compraventa de cartera, el comprador asume a cambio de un precio, no solo la titularidad del derecho incorporado en el título, sino también los riesgos del acreedor, por tanto, el valor de la enajenación constituye el ingreso del vendedor. La venta de cartera constituye ingreso para el vendedor, independientemente de la finalidad perseguida por éste con la realización del negocio jurídico.

 

Así las cosas, la retención en la fuente a título de impuesto sobre la renta en los negocios jurídicos de factoring donde no hay intermediación, se calcula sobre el valor de la enajenación, conforme se expresó en el concepto 015731 de febrero 28 de 2001, Y será a la tarifa del 3.5%.

 

Si por el contrario, se trata de una intermediación, la retención en la fuente será por concepto de comisiones sobre el ingreso recibido como contra prestación.

 

Como consecuencia de las anteriores consideraciones se ratifica el concepto 015731 de febrero de 28 de 2001.

 

Frente a su inquietud acerca de cómo opera el pago de la retención en la fuente cuando la empresa que vende la cartera, se encuentra facultada para actuar como autorretenedor se debe observar lo dispuesto por los artículos 375, 376, 377, 382 Y 606 del Estatuto Tributario, éste último modificado por el artículo 11 de la Ley 1066 de 2006, en donde se señalan las obligaciones de los agentes retenedores.” (DIAN, Conc 006974, ene 31/2007. Promulgado Diario Oficial No. 46.536 del 8 de febrero de 2007).

006974


[&8186]
OPINIÓN DE LA DIAN - Retención en la fuente por los ingresos provenientes del servicio de transporte terrestre automotor.—  

“…De las disposiciones y de la doctrina que se cita puede concluirse que en el artículo 102-2 del Estatuto Tributario se encuentra especialmente reglado el registro de los ingresos en las operaciones que se realicen por la prestación del servicio de transporte de pasajeros en vehículos de propiedad de terceros, ya que en ella se precisa que la retención en la fuente se efectúa a las dos partes intervinientes, por parte de quien realiza el pago del servicio, en forma proporcional a los ingresos de cada una, y que para el efecto, se le debe comunicar el porcentaje que corresponde en la negociación a cada contratante; todo ello, siempre y cuando quien efectúa el pago ostente la calidad de agente retenedor.

 
Lo anterior, responde a las disposiciones generales que regulan el mecanismo de retención en la fuente, pues el legislador ha dispuesto que por regla general y salvo expresas excepciones, todo pago o abono en cuenta susceptible de constituir ingreso tributario para quien lo percibe, que sea efectuado por quien esté previsto como agente retenedor, está sujeto a retención en la fuente, es decir, quien efectúa el pago o abono en cuenta es quien realiza las retenciones que deban practicarse en la respectiva operación, siempre que esté facultado para ello.
 
De los argumentos precedentes puede concluirse que el soporte jurídico que determina el procedimiento para efectuar la retención en la fuente por los ingresos que se perciban en el transporte terrestre automotor se encuentra regulado de manera específica por el artículo 102-2 del Estatuto Tributario, lo cual excluye la aplicación del artículo 29 del Decreto 3050 dé 1997, por lo que en consecuencia tampoco será aplicable a la consulta planteada el Concepto 091385 de 2007 en la cual se interpretó el mencionado artículo para establecer quienes debían efectuar la retención en la fuente en los contratos dé mandato.
 

Finalmente, frente a la tarifa de retención en la fuente se reitera lo ya manifestado por la Doctrina de esta Oficina en el sentido de señalar que la tarifa de retención en la fuente por la prestación del servicio de transporte de pasajeros es del 3.5% de conformidad con el artículo 5 del Decreto 1512 de 1985…” (DIAN, Oficio 16939 feb. 26/2009) (&1478 y 7660)

Ver texto completo


[&8187]
OPINIÓN DE LA DIAN - Retención en la fuente aplicable al servicio de transporte en vehículo de propiedad de terceros.—  

“…el artículo 102-2 del Estatuto Tributario señala que:

(…)
La citada disposición establece las condiciones para distribuir los ingresos cuando el servicio se presta a través de vehículos de propiedad de terceros, pero no establece distinciones si el servicio corresponde a servicio de carga o servicio de pasajeros.
 
Por esta razón, al interpretar la citada disposición en Concepto No. 025652 de 2001 (citado como soporte doctrinal de la comunicación No. 016939 de 2009) se señaló:
 
"De lo precedente puede concluirse entonces, que para efectos de la retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta y complementarios y respecto del pago o abono en cuenta que se realice por la prestación del servicio de transporte terrestre de pasajeros, tanto lo que le corresponde al propietario del vehículo afiliado como lo que le corresponde a la empresa transportadora está sometido a retención por parte de quien habiendo realizado el pago, posea el carácter de agente retenedor, para lo cual debe indicársele, qué parte del pago corresponde a uno y qué al otro beneficiario.
 
Lo anterior sin perjuicio del procedimiento previsto en el artículo 14 del Decreto 1189 de 1988 cuando se trate del servicio de transporte de carga terrestre."
 
El artículo 14 del Decreto 1189 de 1988 prescribe:
  (…)
 
Como puede observarse, no puede predicarse que con la interpretación evaluada se esté creando un nuevo procedimiento para efectos de practicar la retención en la fuente cuando se preste el servicio de transporte de pasajeros, ya que las disposiciones citadas tienen unas finalidades diferentes. En efecto, el artículo 102-2 del Estatuto Tributario regula la forma de distribución de los ingresos cuando el servicio de transporte terrestre, trátese de carga o de pasajeros, se presta en vehículos de propiedad de terceros y el artículo 14 del Decreto 1189 de 1988 establece el procedimiento para efectuar la retención en la fuente cuando se preste el servicio de transporte de carga terrestre en vehículos de propiedad de afiliados de la empresa.” (DIAN, Oficio 046081 jun. 8/2009) (&1478 y 7702)

Ver texto completo


Contribuyentes con régimen especial
[&8197]
D.R. 4400/2004. 

ART. 14. Retención en la fuente.Estarán sometidos a retención en la fuente únicamente los pagos o abonos en cuenta a favor de los contribuyentes con régimen tributario especial, por concepto de ventas provenientes de actividades industriales y de mercadeo y de rendimientos financieros, de conformidad con los artículos 395 y 401 del Estatuto Tributario y sus reglamentarios.

 

Los contribuyentes del sector solidario a los que se refiere el numeral 4) del artículo 19 del Estatuto Tributario, solamente estarán sujetos a la retención en la fuente por concepto de rendimientos financieros.

 

Los pagos o abonos en cuenta que se realicen a favor de los contribuyentes con régimen tributario especial a que se refiere el artículo 19 del Estatuto Tributario, diferentes a los descritos en los numerales primero y segundo de este artículo no estarán sometidos a retención en la fuente. Para el efecto la entidad deberá demostrar su naturaleza jurídica ante el agente retenedor, mediante copia de la certificación de la entidad encargada de su vigilancia o de la que haya concedido su personería jurídica, documento que conservará el agente retenedor para ser presentado cuando la autoridad competente tributaria lo requiera.

 

PAR.— Todos los contribuyentes pertenecientes al Régimen Tributario Especial son agentes de retención en la fuente por concepto del impuesto sobre la renta y complementarios, impuesto de timbre nacional y por el impuesto sobre las ventas (IVA), de conformidad con las disposiciones legales vigentes. Igualmente son responsables del Impuesto sobre las ventas cuando realicen las actividades o hechos generadores de dicho impuesto. (&0331, 0353, 7790, 8171, 9422 y 11119)


Contratos forward, futuros y operaciones a plazo
[&8198]
D.R. 1514/1998. 

ART. 11. Ingresos provenientes de contratos forward, futuros y operaciones a plazo.— Para efectos de lo dispuesto en el artículo 401 del estatuto tributario, en los contratos forward, opciones, futuros y de operaciones a plazo de cumplimiento financiero, que se cumplan sin la entrega del activo subyacente, constituye ingreso tributario, la diferencia existente entre el valor del índice, tasa o precio definido en los respectivos contratos y el valor de mercado del correspondiente índice, tasa o precio en la fecha de liquidación del contrato.

 

PAR. Reformado D. R. 1797/2008. art. 7.— Los ingresos provenientes de los contratos forward, opciones, futuros y operaciones a plazo de cumplimiento efectivo, que tengan la vocación de cumplirse o se cumplan mediante la entrega del activo subyacente, tendrán el tratamiento tributario y la tarifa que les corresponda según el concepto y características de la entrega del respectivo activo. Cuando estas operaciones comporten la entrega de sumas de dinero, el ingreso tributario corresponderá a la utilidad neta derivada de la operación que se liquide al vencimiento del contrato, para lo cual deberán consolidarse los ingresos y pérdidas provenientes de la entrega de sumas de dinero con los ingresos y pérdidas que resulten de la entrega del bien. (& 7969).


[&8199]
D.R. 1737/1999. 

ART. 1º. Autorretención y retención en la fuente sobre ingresos tributarios provenientes de contratos forward, futuros y operaciones a plazo de cumplimiento financiero.A partir de la vigencia del presente decreto, la retención en la fuente a título de impuesto de renta sobre los ingresos tributarios provenientes de contratos forward, futuros y operaciones a plazo de cumplimiento financiero, que se cumplan todos ellos sin la entrega del activo subyacente, deberá ser practicada, por parte del beneficiario de los mismos y no por quien efectúa el pago o abono en cuenta, siempre y cuando dicho beneficiario tenga la calidad de agente autorretenedor de ingresos tributarios provenientes de contratos forward, futuros y operaciones a plazo de cumplimiento financiero, que se cumplan sin la entrega del activo subyacente.

 

Cuando el beneficiario de los ingresos tributarios señalados en el inciso anterior, no tenga la calidad de agente autorretenedor de dichos ingresos, la retención en la fuente deberá ser practicada por la bolsa de valores por conducto de quien realice el contrato de futuro o la operación a plazo de cumplimiento financiero, o por la entidad que le corresponda efectuar el pago al beneficiario del contrato, cuando la transacción no se realice a través de una bolsa.


[&8200]
D.R. 1737/1999. 

ART. 2º. Agentes autorretenedores. Para efectos de la autorretención en la fuente que deba practicarse de conformidad con lo previsto en el presente decreto, sobre los ingresos tributarios provenientes de contratos forward, futuros y operaciones a plazo de cumplimiento financiero, que se cumplan todos ellos sin la entrega del activo subyacente, son agentes autorretenedores los previstos en el artículo 38 del Decreto 700 de 1997. (& 7969).


[&8201]
D.R. 1737/1999. 

ART. 3º. Reformado. D.R. 1797/2008, art. 8°. Base de autorretención mensual.Los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios que tengan la calidad de agentes autorretenedores de ingresos tributarios provenientes de contratos, forward, futuros, opciones y operaciones a plazo de cumplimiento financiero, deberán practicarse mensualmente la retención en la fuente sobre los ingresos tributarios que obtengan en el respectivo mes, con motivo del vencimiento de los contratos que ocurra en el mismo mes.
 

Para estos efectos la autorretención en la fuente se calculará tomando como base los ingresos que genere el contrato para el contribuyente en la fecha del vencimiento del mismo, de acuerdo con la liquidación que haga la respectiva entidad a través de la cual se haya liquidado y compensado el contrato. En todo caso, el ingreso deberá determinarse antes del pago de comisiones o cualquier otra remuneración que realice el contribuyente.
 

El procedimiento a seguir será el siguiente:
 

a) Se determina la diferencia positiva existente entre el valor del índice, tasa o precio definido en cada uno de los contratos y el valor de mercado del correspondiente índice, tasa o precio en la fecha del vencimiento de los respectivos contratos. Dicha diferencia se multiplica por la cantidad estipulada en el contrato y el resultado será la base para calcular la retención en la fuente;
 

b) Si en uno de los contratos, el valor de la diferencia determinada conforme a lo señalado en el literal anterior, resulta negativo, dicha diferencia multiplicada por la cantidad estipulada en dicho contrato, se restará de la base de autorretención en la fuente calculada para el mes durante el cual se venció el contrato que originó la diferencia negativa;
 

c) En el caso de las operaciones que tengan la vocación de cumplirse o se cumplan mediante la entrega del activo subyacente, en las que además haya habido pagos en dinero, adicionalmente se conformará una base independiente de autorretención con los ingresos que resulten de la entrega del bien.
 

PAR. 1°. El procedimiento aquí previsto deberá realizarse de manera independiente para los ingresos provenientes de cada grupo de contratos forward, futuros, opciones, demás derivados y operaciones a plazo de cumplimiento financiero, que tengan vocación de cumplirse sin la entrega del activo subyacente.
 

Para el efecto, el contribuyente deberá separar los ingresos provenientes de cada grupo de contratos que tenga la misma tipología contractual y hacer el cálculo anteriormente señalado de manera independiente para el grupo respectivo.
 

PAR. 2°. En ningún caso, la diferencia negativa de que trata el literal b) del presente artículo, podrá ser deducida de la base de autorretención en la fuente calculada para otros ingresos tributarios provenientes de contratos que tengan distinta tipología de acuerdo con el parágrafo anterior, o deducida de la base de autorretención calculada para un mes distinto a aquél en el cual se venció el contrato que originó la diferencia negativa.
 

PAR. 3°. En el caso de las operaciones que tengan la vocación de cumplirse o se cumplan mediante la entrega del activo subyacente, se podrán realizar adicionalmente compensaciones con las bases de autorretención correspondientes a los ingresos que resulten de la entrega del bien, siempre que se trate de operaciones que tengan la misma tipología contractual.


[&8202]
D.R. 1737/1999. 

ART. 4°. Reformado. D.R. 1797/2008, art. 9°. Retención en la fuente por contratos sobre derivados.— Cuando el beneficiario del ingreso generado en contratos sobre derivados no sea autorretenedor por dicho concepto, la retención en la fuente será realizada por la entidad que realiza el pago al beneficiario del contrato, en la fecha de su vencimiento, evento en el cual la base de retención en la fuente será el total del ingreso determinado en la forma prevista en el artículo 3° del presente decreto. Para el efecto, la entidad que realiza el pago sólo tendrá en cuenta los contratos en relación con los cuales tenga que practicar la respectiva retención.


[&8203]
D.R. 1797/2008.  

ART. 12.— En los aspectos regulados en el decreto 1737 de 1999, además de las allí previstas, se entienden incluidas las operaciones de opción y demás operaciones sobre derivados.


[&8204]
D.R. 3715/1986. 

ART. 2º.— (...). En el caso de los pagos o abonos en cuenta que se efectúen a favor de distribuidores mayoristas o minoristas de combustibles derivados del petróleo, por la adquisición de los mismos, el porcentaje de retención será del 0.1% del valor del pago o abono en cuenta.


[&8205]
OPINIÓN DE LA DIAN - A la gasolina natural no se le aplica la tarifa de retención establecida para combustibles derivados del petróleo.—  

“(…) El artículo 2º del Decreto 3715 de 1986 estableció la tarifa de retención en la fuente del 0,1 % exclusivamente para combustibles derivados del petróleo en los siguientes términos:

(…)
El Ministerio de Minas y Energía, luego de consulta formulada por este despacho, respecto de la gasolina natural manifestó:
 
GASOLINA NATURAL: Producto resultante del procesamiento del gas natural. Compuesta básicamente por pentano, hexano y heptano. Los métodos utilizados para su elaboración son la absorción con aceite pesado, la absorción con carbón vegetal, compresión y refinación. Se utiliza para la mezcla con gasolina que se produce en las refinerías o con el petróleo para mejorar la densidad de ese producto y aumentar su valor comercial.
 
Teniendo en cuenta la anterior definición, efectivamente es una mezcla de hidrocarburos livianos, con algunas características de la gasolina, obtenidos a partir del gas natural.
 
Así mismo, la gasolina natural no esta autorizada en Colombia para ser utilizada como combustible en motores de combustión interna.
 
Al corresponder la gasolina natural a un producto derivado del gas natural, no le es aplicable la tarifa de retención en la fuente del 0,1% por ser ésta exclusiva de los combustibles derivados del petróleo”. (DIAN, Conc. 048729 jun. 29/2007)

Ver texto completo


[&8215]
D.R. 886/2006. 

ART 1°. Reformado. D.R. 379/2007 art 5.- Base mínima no sometida a retención en la fuente por concepto de emolumentos eclesiásticos.— No estarán sometidos a retención en la fuente los pagos o abonos en cuenta en dinero o en especie que tengan una cuantía individual inferior a veintisiete (27) Unidades de Valor Tributario (UVT), que efectúen los agentes de retención por concepto de emolumentos eclesiásticos a contribuyentes obligados y no obligados a presentar la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios, de conformidad con el artículo 5° literal m) del Decreto 1512 de 1985.

 

Igualmente no se aplicará la retención en la fuente sobre los pagos o abonos en cuenta por concepto de emolumentos eclesiásticos que efectúen las personas naturales que no tengan la calidad de agentes de retención de conformidad con las disposiciones contenidas en el Estatuto Tributario.


[&8216]
D. R. 886/2006. 

ART. 2°. Tarifa de retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta por concepto de emolumentos eclesiásticos.— La tarifa de retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta, aplicable sobre los pagos o abonos en cuenta en dinero o en especie que efectúen los agentes de retención por concepto de emolumentos eclesiásticos a contribuyentes obligados a presentar declaración del impuesto sobre la renta y complementarios, será del cuatro por ciento (4%) sobre el valor bruto del pago o abono en cuenta.

 

Cuando el beneficiario del pago o abono en cuenta no esté obligado a presentar declaración del impuesto sobre la renta, la tarifa de retención en la fuente por concepto de emolumentos eclesiásticos será del tres y medio por ciento (3.5%) sobre el valor bruto del pago o abono en cuenta, de conformidad con el artículo 401 del Estatuto Tributario.


[&8217]
D. R. 886/2006. 

ART. 3°. Emolumentos eclesiásticos.— Para efectos de la retención en la fuente de que trata el presente decreto, se entienden por emolumentos eclesiásticos, todo pago o abono en cuenta, en dinero o en especie, realizados en forma directa o indirecta, tales como compensaciones, retribuciones, ofrendas, donaciones, o cualquier otra forma que utilicen las iglesias, confesiones y denominaciones religiosas o los demás agentes de retención, cuya finalidad sea compensar o retribuir el servicio personal del ministro del culto, independientemente de la denominación que se le otorgue, y de la orientación o credo religioso que profese.


[&8218]
D. R. 886/2006. 

ART. 4°. Cualquier otro pago o abono en cuenta que no corresponda a ingresos por el concepto de emolumentos eclesiásticos a que se refiere el presente decreto, estarán sometidos a retención en la fuente según las normas generales atendiendo el concepto de pago o abono en cuenta.


Retención por ventas con tarjetas de crédito y/o débito
[&8230]
D.R. 406/2001. 

ART. 17. Retención en la fuente sobre ingresos de tarjetas de crédito y/o débito.Los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso tributario para los contribuyentes del impuesto sobre la renta, por concepto de ventas de bienes o servicios realizadas a través de los sistemas de tarjetas de crédito y/o débito, están sometidos a retención en la fuente a la tarifa del uno punto cinco por ciento (1.5%).

 

La retención deberá ser practicada por las respectivas entidades emisoras de las tarjetas de crédito y/o débito, en el momento del correspondiente pago o abono en cuenta a las personas o establecimientos afiliados, sobre el valor total de los pagos o abonos efectuados, antes de descontar la comisión que corresponde a la emisora de la tarjeta y descontado el impuesto sobre las ventas generado por la operación gravada.

 

Las declaraciones y pagos de los valores retenidos de acuerdo con este artículo, deberán efectuarse en las condiciones y términos previstos en las disposiciones vigentes.

 

PAR. 1.— Cuando los pagos o abonos en cuenta a que se refiere este artículo correspondan a compras de bienes o servicios para los cuales disposiciones especiales establezcan tarifas de retención en la fuente inferiores al uno punto cinco por ciento (1.5%), se aplicarán las tarifas previstas en cada caso por tales disposiciones.

 

PAR. 2.— Cuando los pagos o abonos en cuenta incorporen el valor de otros impuestos, tasas y contribuciones, diferentes del impuesto sobre las ventas, para calcular la base de retención se descontará el valor de los impuestos, tasas y contribuciones incorporados, siempre que los beneficiarios de dichos pagos o abonos tengan la calidad de responsables o recaudadores de los mismos. También se descontará de la base el valor de las propinas incluidas en las sumas a pagar.

 

Las declaraciones y pagos de los valores retenidos de acuerdo con este artículo, deberán efectuarse en las condiciones y términos previstos en las disposiciones vigentes.


[&8231]
D.R. 556/2001. 

ART. 1º. Otros agentes de retención en la fuente sobre ingresos de tarjetas de crédito y/o débito.— Cuando los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso tributario a favor de las personas o establecimientos afiliados a los sistemas de tarjetas de crédito o débito, se realicen por medio de las entidades adquirentes o pagadoras, la retención en la fuente deberá ser practicada por dichas entidades conforme a la tarifa, base, y demás condiciones previstas por el artículo 17 del Decreto 406 de 2001.(& 8230).


[&8232]
D.R. 408/1995. 

ART. 2º. Pagos no sujetos a retención.A las retenciones previstas en el artículo 1º de este decreto* le son aplicables las excepciones contenidas en las normas vigentes sobre retenciones en la fuente, salvo las que se refieren a los pagos o abonos en cuenta por servicios de restaurante, hotel y hospedaje, los cuales quedan sujetos a esta retención. El límite señalado en el literal m) del inciso tercero, artículo 5º del Decreto 1512 de 1985 no es aplicable a estas retenciones.

 

PAR.— Las circunstancias que originan las correspondientes excepciones, así como los hechos que dan lugar a la utilización de bases o tarifas inferiores a las generales señaladas en el artículo 1º de este decreto, deberán ser comunicadas por escrito al agente retenedor, por los beneficiarios de los respectivos pagos o abonos en cuenta.   (& 8174).

 

NOTA* : El art. 1º. del D. 408/95 fue sustituido por el art. 17 del D. 406/2001. (& 8230).


[&8244]
D.R. 85/1997. 

ART. 2º. Pagos no sujetos a retención en la fuente.A las retenciones previstas en el artículo anterior* le son aplicables las excepciones contenidas en las normas vigentes sobre retenciones en la fuente, salvo las que se refieren a los pagos o abonos en cuenta por servicios de restaurante, hotel y hospedaje, los cuales quedan sujetos a esta retención. El límite aplicable al literal m) del inciso tercero del artículo 5º del Decreto 1512 de 1985 no es aplicable a estas retenciones.

 

PAR.— Las circunstancias que originan las correspondientes excepciones, así como los hechos que dan lugar a la utilización de bases o tarifas inferiores a las generales señaladas en el artículo anterior, deberán, ser comunicadas por escrito al agente retenedor, por los beneficiarios de los respectivos pagos o abonos en cuenta. (& 8174)

 

NOTA *: El artículo  1º. del D.R. 85/97 fue sustituido por el art.  17 del D. 406/2001. (& 8230).


[&8245]
D.R. 653/1990. 

ART. 1º. Las compras efectuadas por sociedades de comercialización internacional no están sujetas a retención en la fuente. No están sometidos a la retención en la fuente de que tratan los artículos 5º inciso primero del Decreto Reglamentario 1512 de 1985 y 2º del Decreto Reglamentario 3715 de 1986, los pagos o abonos en cuenta que efectúen las sociedades de comercialización internacional, por concepto de compras con destino a la exportación, siempre y cuando dichas sociedades expidan al vendedor, el certificado de compra a que se refiere el artículo 14 del Decreto 509 de 1988, en el cual se obligan a exportar el producto o productos adquiridos.

 

La certificación deberá conservarse por parte del vendedor como soporte de su contabilidad. (& 8012 y 8230).


[&8246]
OPINIÓN DE LA DIAN - Los pagos no sujetos a retención son únicamente los que se efectúen por concepto de “compras” con destino a la exportación y no cobija los pagos por concepto de “servicios”.—  

"Como vemos, la norma transcrita establece de manera clara que los pagos no sujetos a retención son los que efectúe la Sociedad de Comercialización Internacional  por concepto de compras y que si bien es cierto como lo señala el consultante se entiende por “compra” según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, adquirir algo, lo que podría abarcar tanto bienes corporales muebles, como servicios, también lo es que el legislador seguidamente las refirió específicamente a los pagos sometidos a retención previstos en el  artículo 5°, inciso primero del Decreto Reglamentario 1512 de 1985 y al artículo 2° del Decreto Reglamentario  3175 de 1986, cuyos textos, respectiva y originalmente,  eran  los siguientes:

 

Decreto 1512 de 1985, artículo 5°, inciso 1°:

 

“A partir de la vigencia del presente decreto, todos los pagos o abonos en cuenta, susceptibles de constituir ingreso tributario para quien los recibe, que efectúen las personas jurídicas y sociedades de hecho, por conceptos que a la fecha de expedición del presente Decreto no estuvieron sometidos a retención en la fuente, deberán someterse a una retención del medio por ciento (0.5%) sobre el valor total del pago o abono en cuenta”.

 

Decreto 3715 de 1986  artículo 2°:

 

El porcentaje de retención en la fuente de que trata el inciso primero del artículo 5°  del Decreto 1512 de 1985 será del uno por ciento (1%). En el caso de los pagos o abonos en cuenta que se efectúen a favor de distribuidores mayoristas o minoristas de combustibles derivados del petróleo, por la adquisición de los mismos, el porcentaje de retención será del 0.1% del valor del pago o abono en cuenta”.

 

Cuando el artículo 5°, inciso primero del Decreto 1512 de 1985, señala que se aplica a todos aquellos pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso para quien los recibe, por conceptos que a la fecha de su expedición no estuvieran sometidos a retención es claro que allí no quedó incluido el concepto “servicio” toda vez  que a la fecha de expedición de la norma dicho concepto ya se encontraba sujeto a retención de conformidad con lo previsto en el artículo 62 del Decreto-ley 3803 de 1982 , que disponía en el inciso pertinente:  “/...La retención en la fuente se extiende a los pagos o abonos en cuenta que hagan las personas jurídicas y sociedades de hecho por concepto de honorarios, comisiones, servicios y arrendamientos…/”.

 

Por lo anterior es forzoso concluir que los pagos no sujetos a retención son únicamente los que se efectúen por concepto de “compras” con destino a la exportación y no cobija los pagos por concepto de “servicios”.

 

Como vemos no se trata de una interpretación caprichosa, ni de distinguir donde el legislador no distinguió, sino de la aplicación estricta de la norma al evento expresamente señalado por el legislador.

 

En cuanto a que el concepto en análisis no consulta las políticas del Gobierno Nacional de brindar mayor competitividad internacional y agilización en los flujos de efectivo y transacciones internacionales que le ofrezcan al exportador mayor capital de trabajo, es importante aclarar, por una parte, que en este evento estamos ante una retención a título del impuesto sobre la renta que se aplica a quien le presta el servicio a la SCI, que obviamente no es el exportador, y por otra parte, en materia de exportaciones para efectos de garantizar que se cumpla el principio de imposición en el destino o país que importa la mercancía (Excluyendo la imposición en las exportaciones), lo determinante es que el bien no haya sido afectado con impuestos indirectos.

 

De otra parte, respecto de extender el beneficio previsto en la ley a eventos no contemplados en la norma, resulta pertinente invocar la Sentencia 13937  del 27 de octubre de 2005, en la que el Consejo de Estado en situación similar expresó:

 

“/…Se advierte que la facultad de interpretación de las normas tributarias que se otorga a la autoridad fiscal, debe enmarcarse dentro de los precisos términos de la ley, por ello, no están llamadas a corregir las posibles desigualdades que resulten de aplicar las normas tributarias…/”.(DIAN. Conc. 028060, abr. 3/06. Promulgado Diario Oficial No. 46.250 del 25 de abril de 2006)

028060


[&8247]
D.R. 509/1988. 

ART. 14. Definición.— Denomínase certificado de compra al productor, el documento mediante el cual las sociedades de comercialización internacional reciben mercancías de origen nacional compradas a un productor y se obligan a exportarlas dentro de los términos previstos en este decreto. Para el productor, el certificado de compra al productor será suficiente para demostrar el cumplimiento de los compromisos de reintegro acordados con Proexpo, de aquéllos derivados de operaciones del Plan Vallejo y demás compromisos contractuales de exportación.

 

Para todos los efectos previstos por este decreto y demás normas que lo adicionen o modifiquen, se presume que el productor efectúa la exportación, en el momento en que se transfiere a título de venta productos a una sociedad de comercialización internacional, para que ésta los exporte previa entrega del certificado de compra al productor.


[&8248]
D.R. 2509/1985. 

ART. 17.— La retención en la fuente sobre pagos o abonos en cuenta por concepto de primas de seguros y cuotas de títulos de capitalización no se regirá por lo previsto en el artículo 5º del Decreto 1512 de 1985. (& 8174).


[&8249]
D.R. 2076/1992. 

ART. 13. Las compras de oro están excluidas de retención.— Las compras de oro no se encuentran sometidas a la retención en la fuente de que trata el Decreto 2866 de 1991.

 

PAR. Agregado. D.R. 1505/2011, art. 3º.— Lo previsto en el presente artículo no será aplicable cuando las compras las efectúe una sociedad de comercialización internacional, caso en el cual los pagos o abonos en cuenta están sometidos a retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta a la tarifa del uno por ciento (1%) sobre el valor total del pago o abono en cuenta. (&8701)


[&8250]
OPINIÓN DE LA DIAN - Retención en la fuente sobre ingresos por exportaciones de oro.— 

“Como ya se señaló, el artículo 1 del Decreto 1505 de 2011 fijó la tarifa de retención por exportación de este mineral en el 1% del valor del pago o abono en cuenta en divisas provenientes del exterior.
 
El artículo 2 ibídem dispone en forma expresa que "Para efectos de esta retención, el beneficiario del ingreso operará corno autorretenedor".
 
En tal medida es claro que el exportador es el sujeto pasivo de la retención, quien deberá operar como autorretenedor y en consecuencia cumplir con las demás obligaciones inherentes a tal calidad, encontrándose por tanto sometido al procedimiento y régimen sancionatorio establecido en el Estatuto Tributario. (Art. 2 Decreto 1505 de 2011).
 
3 Quien es el agente de retención cuando la exportación se realiza a través de una Sociedad de Comercialización Internacional?
 
Al respecto cabe precisar lo siguiente:
 
El Decreto 2076 de 1992 en su artículo 13 establece que las compras de oro están exceptuadas de retención.
 
Sin embargo, el Decreto 1505 de 2011 hizo una excepción a tal regla respecto de las compras que efectúan en el territorio nacional las Sociedades de Comercialización Internacional determinando que en este caso los pagos o abonos en cuenta están sometidos a retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta a la tarifa del uno por ciento (1%) sobre el valor total del pago o abono en cuenta.
 
Por tanto, una es la autorretención que debe efectuar la Sociedad de Comercialización Internacional respecto de los ingresos en divisas que perciban desde el exterior por la exportación del oro y otra es la retención que debe efectuar la comercializadora internacional sobre los pagos que efectúe a sus proveedores de oro.
 
En consecuencia, son dos los sujetos pasivos de las retenciones que regula el Decreto 1505 de 2011.
 

Uno es el beneficiario de los ingresos en divisas provenientes del exterior, dentro de los que pueden estar las Sociedades de Comercialización Internacional que exportan oro; caso en el cual, opera como autorretenedora respecto de los ingresos por exportaciones de oro. El otro es el proveedor de oro que vende el mineral en Colombia a la Sociedad de Comercialización Internacional; caso en el cual, la comercializadora debe practicar la retención en la fuente a su proveedor a la tarifa establecida en la norma bajo estudio.” (DIAN, Conc. 76390, sep. 30/2011)

Ver texto completo


Productos agropecuarios sin procesamiento industrial
[&8261]
D.R. 2595/1993. 

ART. 1º.— A partir del 1º de enero  de 1994 y a opción del agente retenedor, no será obligatorio efectuar retención en la fuente sobre los pagos o abonos en cuenta que se originen en la adquisición de bienes o productos agrícolas o pecuarios sin procesamiento industrial, (...)*, cuyo valor no exceda de un (...)** (hoy 92 UVT).

 

Cuando el pago o abono en cuenta exceda la suma indicada en el inciso anterior, la tarifa de retención en la fuente será del uno punto cinco por ciento (1.5%). (& 18728 y 18751).

 

NOTAS *: Entre paréntesis  se encontraba la  frase “o en las compras de café pergamino tipo federación”, la cual se considera regulada por  el art. 1º., D.1479/96.

 

**: La L. 1111/2006 derogo tácitamente los valores absolutos en pesos, entre paréntesis se encontraba el valor en pesos para cada periodo.
 


[&8262]
D.R 1479/1996. 

ART. 1º— No se efectuará retención en la fuente a título de impuesto sobre la renta y complementarios sobre los pagos o abonos en cuenta que se originen en las compras de café pergamino o cereza, cuyo valor no exceda la suma de (...)* (hoy 160 UVT).

 

Cuando el pago o abono en cuenta exceda la suma indicada en el inciso anterior, la tarifa de retención en la fuente será del cero punto cinco por ciento (0.5%).

 

PAR.— Para efectos de establecer la cuantía del pago o abono en cuenta no sujeto a retención en la fuente de conformidad con lo dispuesto en el presente artículo, se tomará la sumatoria de todos los valores correspondientes a operaciones, realizadas en una misma fecha entre su mismo vendedor y un mismo comprador por concepto de compras  de café pergamino  o cereza. (& 18728 y 18751).

 

NOTA*: La L. 1111/2006 derogo tácitamente los valores absolutos en pesos, entre paréntesis se encontraba el valor en pesos para cada periodo.


[&8263]
OPINIÓN DE LA DIAN - Mariscos y pescados.—  

“Al respecto, este despacho a través del concepto 28442 de abril 4 de 1997 expresó: dentro del concepto de otras especies se encuentra la actividad piscícola”.

 

Ahora bien, de acuerdo con lo previsto en el artículo 4º del Decreto 408 de 1994 “se entiende que un producto no ha sido sometido a procesamiento industrial, cuando no ha sufrido procesos que modifiquen sustancialmente sus características físicas y se mantienen sus características químicas, es decir cuando únicamente ha tenido transformación industrial primaria”.

 

Hechas las anteriores precisiones, se concluye que los mariscos y pescados sin procesamiento industrial, están inmersos dentro de la expresión “productos agropecuarios. referido en el artículo 1º del Decreto 2595 de 1993”. (DIAN, Conc. 36066, mayo 20/98)

36066


[&8264]
D.R. 574/2002. 

ART. 1º.— Los pagos o abonos en cuenta por concepto de compras de bienes o productos de origen agrícola o pecuario, sin procesamiento industrial o con transformación industrial primaria, que se realicen a través de las Ruedas de Negocios de las Bolsas de Productos Agropecuarios legalmente constituidas, no están sometidos a retención en la fuente, cualquiera fuere su cuantía.

 

NOTA*: El Decreto 573 de 2002, promulgado en el Diario oficial 44.758, reglamenta las Bolsas de Bienes y Productos Agropecuarios.


[&8265]
OPINIÓN DE LA DIAN - La excepción se aplica para las transacciones realizadas a través de las ruedas de negocios de las Bolsas de Productos Agropecuarios legalmente constituidas, cualquiera fuere su cuantía.—  

“(...) La excepción de practicar retención en la fuente sobre los pagos o abonos en cuenta por concepto de compra de bienes o productos de .origen agrícola o pecuario, sin procesamiento industrial o con transformación industrial primaria, se aplica para las transacciones realizadas a través de las ruedas de negocios de las Bolsas de Productos Agropecuarios legalmente constituidas, cualquiera fuere su cuantía. Para este despacho es claro que el artículo 1° del Decreto 574 de 2002 excluye de la obligación de practicar retención en la fuente los pagos o abonos en cuenta que se realicen a través de las ruedas de negocios de las Bolsas de Productos Agropecuarios legalmente constituidas por concepto de compras de bienes o productos agrícolas o pecuarios sin procesamiento industrial o con transformación industrial primaria.

 

Es importante señalar que mediante el artículo 2° del Decreto 574 del 1 de abril de 2002 se deroga expresamente el Decreto 508 de 1994, el cual contemplaba la excepción de practicar retención en la fuente sobre los pagos o abonos en cuenta por concepto de compra de bienes o productos agrícolas o pecuarios sin procesamiento industrial o con transformación industrial primaria, para las transacciones realizadas a través de la Bolsa Nacional Agropecuaria. En los anteriores términos se revoca el concepto No.000892 del 9 de enero de 2002”. (DIAN, Conc. 025042, abr. 26/02. Promulgado Diario Oficial No. 44.792 del 06 de mayo de 2002)

025042


[&8266]
OPINIÓN DE LA DIAN - Bolsa Nacional Agropecuaria.—  

“Únicamente puede calificarse como primario un proceso industrial sobre productos agropecuarios cuando no modifican sustancialmente sus características físicas ni químicas.

 

Por otra parte de acuerdo al Decreto 2000 de 1991, por el cual se reglamenta el funcionamiento de las bolsas de productos agropecuarios éstas, son empresas que tienen por objeto organizar y mantener en funcionamiento un mercado público de productos agropecuarios, documentos de tradición o representativos de las mercancías sin la presencia físicas de las mismas. Los miembros de las bolsas podrán actuar en calidad de comisionistas, corredores, intermediarios o en interés propio, según las pautas y reglamentos impartidas por la entidad encargada de la vigilancia de la bolsa, de tal forma que se garantice la igualdad de los oferentes y unos mercados seguros (D. 2000/91, art. 7º y 10).

 

De manera que si la intermediación está permitida en las bolsas de productos agropecuarios y la exención tributaria está concedida sin restricción para los pagos o abonos que se originen en las operaciones a través de las bolsas, no es dable distinguir si se trata de operaciones propias o a través de comisionistas, o si se realizaron por personas inscritas o no inscritas como miembros en la bolsa. Tales operaciones, realizadas a través de la bolsa no estarán sometidas a retención al momento de efectuar el pago o abono en cuenta así las facturas ostenten la leyenda de “favor no realizar la retención en la fuente” o no la tenga impresa.

 

De las operaciones realizadas en rueda de negocios y de las registradas en la bolsa se dejara constancia en un documento idóneo suscrito porque quienes lo celebren (D. 2000/94, art. 15), por tanto la conservación y exhibición de tales documentos en caso necesario dan fe de la realización de las operaciones a través de la bolsa”. (DIAN, Conc. 34391, dic. 22/97)


[&8267]
D.R. 198/1988. 

ART. 1º.— En el caso de compras de algodón efectuadas a través de mandatarios con representación, actuará como agente retenedor quien obre como mandatario de los vendedores o productores del mismo. Lo anterior se entiende sin perjuicio de la responsabilidad del comprador cuando el mandatario no efectúe la retención en la fuente estando obligado a ello.

 

En los demás casos, la retención en la fuente será practicada por cada una de las entidades que intervengan como compradores de algodón.


[&8268]
JURISPRUDENCIA - Retención en la compra de algodón.—  

"Con posterioridad a la Ley 52 de 1977, y antes de expedirse el acto acusado se introdujeron reformas legales en materia de retención en la fuente, fue así como mediante artículo 16 de la Ley 50 de 1984 se dio facultad al Gobierno para que, sin perjuicio de las retenciones contempladas en disposiciones vigentes, estableciera retenciones en la fuente sobre pagos o abonos en cuenta, susceptibles de constituir ingreso tributario para el contribuyente del impuesto sobre la renta, hechos por personas jurídicas y sociedades de hecho, en un porcentaje que no podría exceder del ...

 

Dicha retención en la fuente sólo constituía un mecanismo de recaudo anticipado del impuesto de renta.

 

Establecida por la ley la retención en la fuente para todos los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso tributario, el agente retenedor es aquél que hace el pago o el abono en cuenta; esto es, el comprador de bienes o de servicios, y el retenido es el beneficiario del pago o del abono en cuenta, sin interesar que el agente retenedor y el sujeto pasivo de retención actúen directamente o por intermedio de mandatarios o apoderados.

 

En este orden de ideas, cuando el comprador de algodón efectúa pagos o abonos en cuenta por dicho concepto, en la medida que tales pagos o abonos en cuenta son susceptibles de constituir ingreso tributario para el beneficiario (vendedor o productor) está obligado a efectuar la retención en la fuente.

 

Y si el agente no efectúa la retención, debe responder por la suma que está obligado a retener o percibir, sin perjuicio del reembolso contra el contribuyente (artículo 60 de la Ley 52 de 1977).

 

De tal manera que el cobro de la retención por parte del fisco se exige directamente del agente retenedor, o comprador quien por demás, está obligado a partir del 1º de enero de 1988, a presentar la respectiva declaración de retención en la fuente. (Decreto 2503 de 1987 artículo 9º).

 

Así las cosas, cuando el decreto 0198 artículo 1º, expresa en relación con el mecanismo de retención en la fuente allí previsto: “Lo anterior se entiende sin perjuicio de la responsabilidad del comprador cuando el mandatario no efectúe la retención en la fuente, estando obligado a ello”, no es ilegal, ya que no está creando un responsable diferente al que establece la ley.

 

Encuentra así la Sala que la norma incurre en impropiedad cuando al tratar la retención en la fuente para las compras de algodón efectuadas a través de mandatarios, consagra como agentes de retención a los mandatarios de los vendedores, cuando realmente éstos no pueden serlo por la sencilla razón de que no efectúan pagos o abonos en cuenta, pues quien realiza tal pago o abono en cuenta es el comprador o su mandatario como antes se anotó”. (Consejo de Estado, Sección Cuarta, C.P. Consuelo Sarria Olcos, sentencia de febrero 23/96, Exp. 7395)

Exp. 7395


[&8269]
D.R. 2509/1985. 

ART. 13.— En el caso de pagos o abonos en cuenta por conceptos sometidos a retención en la fuente, que se efectúen a través de sociedades fiduciarias, la sociedad fiduciaria efectuará la retención teniendo en cuenta para ello los porcentajes y demás previsiones de que tratan las normas vigentes.


[&8270]
D.R. 2509/1985. 

ART. 15.— Cuando se utilicen cartas de crédito en operaciones sometidas a retención en la fuente, la retención se efectuará por la entidad financiera que otorga la respectiva carta de crédito.


Sistema de autorretención por petición del interesado
[&8292]
D.R. 2509/1985. 

ART. 3º.— En el caso de la retención en la fuente prevista en el artículo 5º del Decreto 1512 de 1985, cuando el volumen de operaciones de venta realizadas por la persona jurídica beneficiaria del pago o abono en cuenta, implique la existencia de un gran número de retenedores, y para los fines del recaudo sea más conveniente que la retención se efectúe por parte de quien recibe el pago o abono en cuenta, la retención en la fuente podrá efectuarse por este último. Para tal efecto, la Dirección General de Impuestos Nacionales, indicará mediante resolución la razón social y NIT de las personas jurídicas, que de conformidad con el presente artículo, están autorizadas para efectuar retención en la fuente sobre sus ingresos.

 

A partir de la publicación de sus nombres en un diario de amplia circulación nacional, todos los pagos o abonos en cuenta de que trata el artículo 5º del Decreto 1512 de 1985, deberán someterse a la retención en la fuente por parte del beneficiario de los mismos y no por parte de quien efectúe el respectivo pago o abono en cuenta. Para efectos de lo previsto en este artículo, la retención se causa en el momento del registro de la respectiva operación por parte del beneficiario del ingreso, o en el momento en que se reciba el mismo, el que ocurra primero.(& 8173)


[&8293]
D.R. 836/1991. 

ART. 11. Autorretención sobre pagos de personas naturales.— Los contribuyentes que tienen autorización de la dirección de impuestos para efectuar autorretención sobre los pagos o abonos sometidos a la misma, realizarán dicha autorretención cuando el pago o abono en cuenta provenga de una persona natural, sólo cuando ésta le haya hecho entrega de una información escrita en la cual conste que reúne las exigencias previstas en el artículo 368-2 del estatuto tributario para ubicarse en la categoría de agente de retención en la fuente. Si no se hace entrega de esta información, la obligación de efectuar la retención en la fuente recae en la persona natural que efectúa el pago o abono en cuenta. (& 7015).


[&8294]
Res. 4074/2005, DIAN. 

ART. 1°. Reformado. RES. 7683/2010, art. 1°. Requisitos para ser autorizado como autorretenedor del impuesto sobre la renta por otros ingresos tributarios.— Para obtener autorización para actuar como Autorretenedor, los interesados deberán cumplir los siguientes requisitos:
 
1. Ser persona jurídica.
2. Haber obtenido ingresos por ventas brutas en el año inmediatamente anterior, o en la fracción de año, superiores a ciento treinta mil (130.000) UVT; Unidades de Valor Tributario, vigentes a la fecha de la solicitud.
3. Tener un número superior a cincuenta (50) clientes que le practiquen retención a la sociedad que reúnan las exigencias previstas en el artículo 368-2 del Estatuto Tributario.
4. Estar inscrito en el Registro Único Tributario - RUT.
5. No encontrarse en proceso de liquidación.
6. Encontrarse al día en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.
7. No haber sido sancionado en el último año por incumplimiento de los deberes de facturar e informar, o por hechos irregulares en la contabilidad, mediante acto debidamente ejecutoriado.
 
PAR. 1°.— En el evento en que la sociedad solicitante acredite que los ingresos por ventas brutas a que se refiere el numeral 2 del presente artículo, exceden de seiscientos treinta mil (630.000) UVT; Unidades de Valor Tributario, podrá ser autorizada como au­torretenedor, sin tener en cuenta el número de clientes mínimos exigibles.
 
PAR. 2°.— Si la sociedad solicitante posee inversión estatal y cuenta con un patri­monio superior a diez mil millones (10.000.000.000) de pesos, podrá ser autorizada como autorretenedor, sin tener en cuenta los requisitos establecidos en los numerales 2 y 3 del presente artículo.
 
PAR. 3°.— Si la sociedad solicitante ha sido declarada como Zona Franca Permanente Especial, por cumplir los requisitos establecidos en la Ley 1004 de 2005 y en el Decreto 383 de 2007 o en las normas que las modifiquen o adicionen, podrá ser autorizada como autorretenedor, sin tener en cuenta los requisitos establecidos en los numerales 2 y 3 del presente artículo.
 
PAR. 4°.— La sociedad que se encuentre en proceso de concordato, acuerdo de reestructuración o reorganización sólo podrá obtener la calidad de agente autorretenedor cuando en el desarrollo del acuerdo, no tenga deudas exigibles por conceptos tributarios, aduaneros o cambiarios en mora superior a un (1) mes y su relación patrimonio liquido/ patrimonio bruto sea igual o superior al 70% a la fecha en que realice la solicitud, lo cual debe constar en el certificado expedido por el Revisor Fiscal y anexarse a la solicitud.


[&8295]
Res. 4074/2005, DIAN. 

Artículo 2º. Trámite de la solicitud de autorretención.—  Las personas jurídicas que cumplan con los requisitos previstos en el artículo anterior y que estén interesadas en obtener la autorización para actuar como autorretenedores en la fuente, deberán adelantar el siguiente trámite ante la Subdirección de Recaudación o quien haga sus veces, de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales:

 

- Presentar solicitud escrita por el representante legal indicando nombre o razón social, NIT y dirección de la entidad, al igual que su identificación personal (cédula de ciudadanía o extranjería y lugar de expedición).

 

Dicha solicitud debe acompañarse de los siguientes documentos:

 

A. Certificado vigente de constitución y representación legal.

 

B. Certificado expedido por el Contador Público, o Revisor Fiscal con inscripción ante la Junta Central de Contadores, en la cual consten las condiciones señaladas así:

 

• Volumen total de ventas brutas del período inmediatamente anterior al de la solicitud.

 

• Número de clientes, discriminados en personas jurídicas, sociedades de hecho y personas naturales que reúnan las exigencias previstas en el artículo 368-2 del Estatuto Tributario.

 

La Subdirección de Recaudación o quien haga sus veces, dispondrá de un término de dos (2) meses contados a partir del recibo de la solicitud con el lleno de todos los requisitos, para resolverla, bien sea otorgando o negando la autorización, a través de resolución contra la cual proceden los recursos de reposición y apelación, en los términos consagrados en el Código Contencioso Administrativo.


[&8296]
Res. 4074/2005, DIAN. 

ART. 3°. Reformado. RES. 7683/2010, art. 2°. Causales de suspensión de la Resolución mediante la cual se concede autorización para actuar como autorretenedor.— Son causales de suspensión de la autorización para actuar como autorretenedor, las siguientes:
 
1. Que la sociedad autorizada tenga deudas exigibles por conceptos tributarios, adua­neros o cambiarios en mora superior a un (1) mes, a la fecha en que se efectúe el control correspondiente por parte de la Subdirección de Gestión de Recaudo y Cobranzas.
2. Que la sociedad autorizada en caso de fusionarse, haya sido absorbida.
3. Que la sociedad autorizada se haya escindido, cuando la escisión implique disolución.
4. Que la sociedad autorizada se encuentre en proceso de liquidación.
5. Que la sociedad autorizada haya sido sancionada por hechos irregulares en la conta­bilidad o por los deberes de facturar e informar, mediante acto debidamente ejecutoriado, dentro de los dos (2) años anteriores a la fecha en que se efectúe el control correspondiente por parte de la Subdirección de Gestión de Recaudo y Cobranzas.
 
La Subdirección de Gestión de Recaudo y Cobranzas o dependencia que haga sus ve­ces, cuando detecte la ocurrencia de cualquiera de las circunstancias antes mencionadas y previa verificación de este hecho con la Dirección Seccional correspondiente, procederá a expedir resolución suspendiendo la autorización para actuar como autorretenedor. Contra esta resolución procede el Recurso de Reconsideración, que podrá ser interpuesto ante la Subdirección de Gestión de Recursos Jurídicos de la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, dentro de los dos (2) meses siguientes a su notificación.
 
PAR. 1°.— Igualmente procederá la suspensión de la autorización para actuar como autorretenedor, por solicitud expresa de la sociedad a la cual se la ha otorgado tal califica­ción, previa evaluación por parte de la Subdirección de Gestión de Recaudo y Cobranzas de las circunstancias que motivan la solicitud.
 
PAR. 2°.— La sociedad que se encuentre en proceso de concordato, acuerdo de reestructuración o reorganización sólo podrá conservar la calidad de agente autorrete­nedor cuando en el desarrollo del acuerdo, no tengan deudas exigibles por conceptos tributarios, aduaneros o cambiarios en mora superior a un (1) mes, y sus ingresos cumplan con el requisito establecido en el numeral 2 del artículo 1° de esta resolución a la fecha en que se realice el seguimiento correspondiente por parte de la Subdirección de Gestión de Recaudo y Cobranzas.


[&8297]
Res. 4074/2005, DIAN. 

ART. 4º. Las sociedades calificadas como autorretenedores con anterioridad a la fecha de expedición de la presente resolución, continuarán con dicha calificación sin que para el efecto se requiera presentar nueva solicitud, sin perjuicio de la aplicación de las causales de suspensión a que se refiere el artículo 3º, excepto cuando habiendo incurrido en mora por obligaciones anteriores a la fecha de vigencia de esta resolución, las mismas se encuentren respaldadas con facilidad de pago.


[&8298]
OPINIÓN DE LA DIAN - A las ventas al exterior no se aplica autoretención.—  

 “Las normas fiscales vigentes que regulan la retención en la fuente, señalan como agentes de retención o percepción del tributo, a las personas naturales o jurídicas o sociedades de hecho que intervengan en actos jurídicos que generan la obligación de pago, en los cuales por ordenarlo así la ley expresamente deban efectuar la retención en la fuente.

 

Para el caso de la retención en la fuente sobre ingresos tributarios a que hace mención el artículo 5º del Decreto 1512 de 1985, citado por usted, y que señala como agentes de retención a las personas jurídicas y sociedades de hecho, debe entenderse que el campo de acción de esta norma, está limitado con base en el principio de la “territorialidad de la ley” a aquellos sujetos que estén domiciliados en el país (sociedades nacionales y sucursales de empresas extranjeras) y que no puede hacerse extensiva a aquellos sujetos no domiciliados en el país, que no tienen ni pueden tener el carácter de agentes de retención o percepción del tributo.

 

Por consiguiente, conceptúa este despacho, que sobre las ventas que se efectúen en el exterior, no hay lugar a practicar retención en la fuente por el sistema de autorretención. Toda vez que esta figura de la autorretención implica una sustitución del agente retenedor, y si no hay agente retenedor no puede haber sustitución”. (DIAN, Conc. 5177, mar. 10/88)

5177


[&8299]
OPINIÓN DE LA DIAN - No están sometidos a retención en la fuente los pagos efectuados en dólares a un proveedor en el exterior.—  

“En lo que hace referencia a la enajenación de bienes corporales muebles se requiere que estos se encuentren  dentro del territorio nacional, para que el producto de su venta sea considerado como ingreso de fuente nacional sometido a gravamen en el país. (...) Los pagos efectuados a proveedores en el exterior de bienes corporales muebles que al momento de su enajenación no se encuentren en el territorio nacional, no están sometidos a retención en la fuente por ningún concepto; por el contrario, si los bienes se encuentran en el país habrá lugar a practicar retención en la fuente a título de los impuestos de renta y remesas a las tarifas del 14% y 1% respectivamente”. (DIAN. Conc. 065628, jul. 18/2001)

065628


Anterior           Siguiente
CONTÁCTENOSAVISO LEGAL
(+ 57 1 ) 3170403 ext. 118
Calle 75 No. 8 –29 Bogotá D.C. – Colombia
Todos los Derechos Reservados 2009
© TALLER JURÍDICO S.A.S.